Patentamiento de automóviles: Más del 80% del aumento de ventas se explica por importados o alta gama


POR LA LIBRE IMPORTACIÓN Y TRANSFERENCIA DE INGRESOS:
Más del 80% del aumento de ventas se explica por importados o alta gama.

Introducción.
El sector automotriz posee una larga tradición en nuestro país. A nivel mundial, solo un puñado de países tiene la capacidad de producir automóviles. Por tratarse de un sector intensivo en capital de alto componente tecnológico, de elevado valor agregado y muy competitivo, el éxito de la industria automotriz es reflejo de aquellas naciones que buscan implementar un perfil de desarrollo económico de base industrial. Por otro lado, se estima que el sector automotriz emplea directamente alrededor de 36.000 personas, con un alto nivel de calificación y salarios, mientras que genera aproximadamente la misma cantidad de empleo indirecto, especialmente por la fabricación de autopartes y neumáticos.
En nuestro país, la historia marca que luego de un importante período de apogeo, entre las décadas ’50 y ’70, se sucedieron profundas crisis como aquella de la década de los ’80. En tanto, los últimos años fueron muy prósperos para el sector, con récord de ventas y fabricación, aunque también tuvo deficiencias que aún no se han podido superar, como el elevado déficit exterior en la comercialización de autopartes, que en 2014 superó los 6.600 millones. El consumo de automóviles depende en gran medida del nivel de ingresos del comprador, ya que son bienes con una elevada elasticidad. No obstante, en la producción nacional, ventas al mercado interno y exportaciones influyen también otras variables económicas, políticas y socioculturales.
La industria automotriz creció exponencialmente en la última década. En el año 2003 se fabricaron en el país 169.621 vehículos, mientras que en 2015 se produjeron 543.467 unidades y en el 2011 se alcanzó el récord nacional de 828.771. El crecimiento en la producción vino acompañado de un incremento en los patentamientos, es decir del mercado interno. A medida que crecía el empleo y mejoraba la relación entre el precio de los vehículos nuevos y los ingresos de la población, las familias argentinas acompañaban este proceso por medio de un mayor consumo. En este sentido, es sintomático el indicador que muestra que en el año 2003 se necesitaban doce salarios promedios para adquirir un vehículo de bajo precio, en 2015 nueve y en la actualidad diez.
A partir de enero de este año, con el paquete de medidas económicas que fue implementando por el nuevo gobierno, se produjeron en el sector automotriz notorios cambios que, si bien son incipientes, pueden transformarse en estructurales de continuar las tendencias observadas. En el siguiente apartado se presenta la metodología implementada para estudiar la modificación en la matriz de consumo de vehículos.

Descargar informe completo acá