Panorama Monetario – Financiero CEPA (Julio 2016)

Durante el mes de junio la reducción de tasas, la baja liquidación y la suba la PNG permitida a los bancos presionó sobre el tipo de cambio generando una devaluación sobre fin del mes. Esto implicó pérdida de reservas, desacople con los mercados de futuros y dolarización de carteras.
Mientras los depósitos y préstamos en dólares crecieron a ritmos sustancialmente altos, sus equivalentes en pesos se desploman en términos reales. Por ejemplo, mientras los préstamos en dólares crecieron desde noviembre un 106%, los créditos en pesos sólo lo hicieron 6% a precios corrientes, es decir: retrocedieron más de 20 puntos en términos reales.
Respecto de los principales bonos se evidencia la misma tendencia, si bien algunos atados por CER aún experimentaron incrementos de más del 10% en su cotización durante junio, los activos que mejor rendimiento otorgan a mediano-largo plazo son los nominados en dólares (tanto renta fija, como “dollar linked”) que brindan tasa de retorno de entre el 5% y 7% según el plazo, mientras que sus equivalentes en pesos no superan el 5% ni en los de mayor plazo residual.
Por último, de cara a julio los desafíos siguen siendo los mismos: el 50% de la base monetaria vence en LEBAC durante el mes, lo que representa cerca del 70% de las reservas. De continuar con la baja de tasas, y si la liquidación no mejora sustancialmente, esto podría generar una fuerte pérdida de reservas y un nuevo salto cambiario.

Descargar informe completo