La Fiebre de la Renta Financiera

El modelo político actual se puede sintetizar como una restauración de la patria financiera extranjerizante. Bajo un régimen económico de monetarismo talibán, el gobierno de Macri en su primer cuatrimestre de gestión arbitró los mecanismos necesarios para transferir cuantiosos recursos de los sectores asalariados a los grandes capitales agrarios y financieros. Desandando el camino de administración de los mercados financiero y cambiario, se beneficiaron los actores de mayor escala, y se cimentaron las bases institucionales de un modelo que favorece la especulación financiera en detrimento de la inversión y producción en los sectores de la economía real.

Hace una semana el Banco Central publicó su balance integrado para el sistema financiero, en lo que se da en llamar “Informe sobre Bancos”, con información actualizada al mes de febrero. En él se pueden  observar  las  secuelas  de la  devaluación  de  diciembre,  ya  con  casi  tres  meses  de incidencia. En términos agregados, se registran ganancias extraordinarias para el sistema en su conjunto, y para los bancos en particular, que se resumen en la siguiente tabla de incrementos anuales:

 

Variaciones anuales  de los diferentes conceptos Sistema Financiero Bancos  Privados
Margen financiero 78,1% 61,9%
Diferencias de cotización 801,5% 372,8%
Resultado por títulos valores 54,8% 61,0%
Resultado total 107,1% 89,6%

Fuente: Informe Sobre Bancos (Febrero 2016) – BCRA.

Como se puede notar en esos ítems destacados, el resultado fue ampliamente traccionado a partir de las ganancias por valuación de los instrumentos de los bancos que están nominados en dólares. En el siguiente gráfico se observa su crecimiento exponencial en los últimos tres meses.

 

resultado diferencia cotizacion

Como la obligación de reducción de la tenencia de dólares en cartera (del 15% al 10% de la responsabilidad patrimonial computable) se dio recién a principios del corriente mes, esto no influyó sobre los balances a febrero, beneficiados fuertemente por una trayectoria de tipo de cambio aún creciente. Con todo, los márgenes del sistema financiero crecieron un 78% y los de los bancos privados un 62%, mientras que los resultados más que se duplicaron para el sistema financiero global y crecieron un 90% para los bancos privados. En los siguientes gráficos se amplía la serie.

evolucion margen financiero

El mes de febrero, como puede verse, es el más cuantioso de la serie, incluso superando el margen financiero obtenido con la devaluación (no anunciada) del 23 de enero de 2014. A su vez sorprende que el sistema financiero obtenga actualmente una utilidad total del 5,8% en relación al activo consolidado, porcentaje considerablemente mayor al promedio de la serie (+3,3%) y sensiblemente más grande que el promedio de los últimos trece años (+1,1%).

Exprimidas las ganancias por el lado de la posición de los bancos en moneda extranjera, se espera que ahora buena parte de sus expectativas rentísticas, la jueguen por el lado de sus tenencias en bonos y los resultados de interés. En relación a los primeros, el festival de colocaciones que promete el PRO ya empezó a dar sus frutos para la banca extranjera. Sabido es que la colocación del pago a los buitres dejó para los bancos internacionales intervinientes algo más que las comisiones del 0,18% por facilitar el roadshow. Además “les pagaron en tasa” un diferencial de cotización en el mercado “over the counter” que se presume trepó a U$S 350 millones.

En cuanto a los intereses, en los meses de marzo y abril se empezaron a ver los primeros resultados de la aplicación de un esquema monetarista miope de lo que ocurre con el resto de la economía. La política del titular del BCRA de volver a aumentar las tasas de referencia Lebacs y liberalizar la de los depósitos de los minoristas (que antes estaban, justamente atadas a las Lebacs) está decantando en un verdadero rally de corrida a la rueda de licitación para ver quién pedalea más rápido en la bicicleta financiera. El siguiente gráfico expone el riesgo actual del esquema de tasas. Como se puede notar, después de la salida de la devaluación de diciembre, se practicó una trayectoria descendente que también  disminuyó  el  spread  bancario.  Sin  embargo,  desde marzo  hasta la actualidad se volvió a subir la tasa de corto plazo al 38% para freezar la economía y reducir los niveles de inflación derivados de la devaluación, la quita de retenciones, los tarifazos y el levantamiento de los controles al comercio interior. El riesgo de esta lógica, claramente, es que se está montando una estructura de especulación ostensible para los grandes capitales corporativos. En términos simplificados, se puede arbitrar fácilmente por medio del ingreso de capitales irrestricto y la valorización en la plaza local a una tasa monumental (cuasi libre de riesgo). Los fondos de la banca local, que toma los ahorros de los minoristas a casi 10 puntos menos, retroalimenta este mecanismo. Al incentivar estos dispositivos de inversión de corto plazo y ganancias rentísticas, el gobierno macrista hace pagar el costo la factura a los sectores productivos locales, que siguen resentidos aún por los ajustes tarifarios y la merma en el nivel de actividad en el mercado interno y en los principales socios comerciales.

tasas lebac plazo fijo spread tasas

A modo de conclusión, entender que los números observados en estos primeros meses no son triviales. Surgen producto de un conjunto de decisiones de política económica y monetaria, que posibilitan a los grandes jugadores adecuar su esquema de negocios y sus inversiones financieras a la búsqueda de réditos de corto plazo. La única forma de parar la fiebre es por medio de un gobierno que genere las condiciones objetivas como para que el capital cumpla su función de propiciar el financiamiento para el desarrollo económico, evitando que se desvíe detrás de objetivos rentísticos. Eso sólo se logra administrando y regulando al mercado.

Por Sergio Chouza.