Informe Semanal de Políticas de Precios

Informe Semanal de Políticas de Precios – Semana del 30/05/2016 al 05/06/2016

Consideraciones Generales

Entrando a junio, el panorama de anuncios de nuevos aumentos de precios se encuentra en un estado de vigilia. Recordemos que una parte de los aumentos de las medicinas pre pagas se da en este mes (un 20% aproximadamente), y entre medio de amparos  y discusiones se  ha  tratado  de frenar  el tarifazo eléctrico.

Inflación mayo y metas del gobierno

El primer dato oficial del nuevo índice de precios al consumidor (IPC) del área metropolitana que difundirá el Indec superará el 4%. Va a estar arriba del 4% por los dos puntos que aporta el aumento de tarifas, y por efecto del aumento de la tarifa del agua (suma un 1% al IPC), la educación, los cigarrillos y las naftas.

Los precios de los alimentos se volvieron a acelerar este mes, luego de la quietud de abril. Por lo tanto, la inflación interanual se ubicará por encima del 40%; desde enero acumula un alza del 25%. El Gobierno había estimado este porcentaje para todo el año, pero ahora acepta que superará el 30 por ciento

En tanto, las consultoras privadas estiman que la suba de precios rondará entre el 3 y el 3,5% este mes. Marina Dal Poggetto, directora del Estudio Bein, dijo que el índice de precios al consumidor (IPC) estará “algo arriba del 3,5%”, con una suba del 2,4% en las primeras cuatro semanas en el rubro alimentos y bebidas. Con este dato, la inflación interanual para el estudio Bein se ubicará en el 42 por ciento.

El último informe del estudio Bein indicó que “el ingreso de capitales de corto plazo, atraído por las altas tasas que paga el BCRA con un cuasi seguro de cambio dado en la coyuntura por los dólares de la soja y el propio ingreso de capitales, contribuye a moderar la tasa de inflación en un contexto de dólar estable”.

Camilo Tiscornia, socio de C&T, dijo que la inflación de mayo se ubicará en torno del 3%, equivalente al 41,5% anual. A los aumentos mencionados, el analista sumó alzas en “lácteos, carnes y verduras por las lluvias de abril”.

Fausto Spotorno, economista jefe del estudio Orlando Ferreres, dijo que este mes se ubicaría por “debajo del 3%, con la inclusión del 1,5% de las tarifas, mientras que en los supermercados los aumentos vienen frenados por el parate en las ventas: hubo aumentos en aceites y azúcar, pero el arroz bajó y las carnes, salvo  las  hamburguesas,  también. En  suma, hay mucha  distorsión  por  las ofertas”.

Por su parte, la consultora Ecolatina estimó un incremento del 3,5%, en mayo, tras la suba del 2,7% en la primera quincena del mes. En las primeras dos semanas, registró un alza del 2,6% en alimentos y bebidas, del 3,5% en equipamiento y mantenimiento del hogar y del 2,7% en transporte y comunicaciones. Para el año, prevé un 37 por ciento.

Elypsis estimó que este mes cerrará en el 3%, aunque su economista jefe, Luciano Cohan, destacó que “como la última semana dio una inflación muy baja, del 0,1%, el arrastre para junio será muy bajo”. Elypsis estima en el 36% la inflación anual.

En tanto, el economista jefe de FIEL, Daniel Artana, afirmó que, tras el 7,6% de abril, este mes registrará un porcentaje cercano al 3%, con una inflación “núcleo” del 2 por ciento.

Otras consultoras privadas ubicaron la inflación de este año cerca del 40%, como el banco Goldman Sachs, mientras que Abeceb calculó un 29 por ciento.

Según el último informe de Latincofus, para 2017 el promedio de consultoras y bancos arrojó una estimación de la inflación del 19,8%. Los datos más altos correspondieron a los bancos JP Morgan e Itaú, con el 25%, seguidos por Ecolatina, con el 22,7%; Nomura, con el 20%; The Economist Intelligence Unit, 17,8%; Barclays Capital, 16,8%, y Abeceb, el 13 por ciento.

 

Un freno para el tarifazo

El Gobierno le puso un techo para todo el país a los aumentos en las tarifas de luz y gas que aplicó en febrero y en abril, respectivamente, luego de reclamos encendidos de diversos sectores de la sociedad y de la oposición política, que plantearon en la Justicia demandas que amenazan con frenar ambas decisiones en los tribunales. La administración de Mauricio Macri dispuso ponerle un tope de 400% a los aumentos del gas para los clientes residenciales de todo el país (a igual nivel de consumo del mismo período del año anterior), y un límite de 500% al incremento en la factura final que recibirán los comercios, las pymes, los hoteles de turismo y los clubes de barrio. Para estos últimos, además, habrá un  fondo  de  200 millones de  pesos para atender  necesidades específicas relacionadas con los servicios públicos. En ambos casos, la medida es retroactiva al 1° de abril pasado.

En el caso de la electricidad, las medidas son distintas. No habrá un tope para los aumentos, pero se incrementó el bloque gratuito de la tarifa social, de 150 KVh a 300 KVh para los hogares de aquellas provincias que no están conectadas a la red troncal de gas.

En el caso de las pymes electrointensivas, que según la lista que armó el Ministerio de Producción, alcanza a 393 compañías, se les reducirá 20% la tarifa de generación, que implicará bajar el precio del megawatt para ese sector de 51 a 41 dólares. Los usuarios que ya pagaron o paguen su factura de gas por encima de los topes informados recibirán un crédito en la próxima facturación.

En la Patagonia los aumentos de la tarifa de gas promedio para los usuarios domiciliarios fueron del 700 por ciento, mientras que para los comerciales e industriales alcanzaron un impresionante 1250 por ciento. Por la fuerte resistencia social que provocó el tarifazo, el gobierno nacional concedió una rebaja para los hogares definiendo un tope al alza del 400 por ciento. El nuevo cuadro igual sigue siendo asfixiante: las facturas residenciales se multiplican por 5 y las comerciales e industriales por 13,5. Un aspecto poco divulgado es que las principales beneficiados del tarifazo en el gas son las petroleras. Más de las tres cuartas partes de la nueva facturación será embolsada por las petroleras, una transferencia de los consumidores a esas empresas de 3500 a 4000 millones de dólares. Poco del aumento es para reducir la carga fiscal de subsidios energéticos. El ajuste pegará entonces con saña en una región que suma apenas el 7,0 por ciento de los usuarios residenciales y el 23,0 por ciento del consumo nacional, lo que se explica en razones climáticas.

A pesar de haber votado minoritariamente por la Alianza PRO, los usuarios patagónicos estaban resignados al aumento de tarifas. El primer impacto llegó en febrero con la electricidad, con subas promedio de entre el 160 y el 180 por ciento, menos que en el promedio del país. Por eso, tras los anuncios del último día de marzo para el gas, y sin haberse detenido en los números finos, se prepararon para recibir incrementos similares a los de la electricidad. Pero con las primeras facturas llegó la sorpresa. Dejando de lado los casos extremos, como se mencionó los aumentos promedio para los usuarios domiciliarios fueron del 700 por ciento, mientras que para los comerciales e industriales alcanzaron un impresionante 1250 por ciento.

 

Frenos  a  las  cuotas  de  los  colegios  privados  en Provincia de Buenos Aires

El gobierno de María Eugenia Vidal analiza establecer un nuevo sistema arancelario en los colegios privados de la provincia de Buenos Aires. Se trata de un método que incorpora franjas y topes en el cobro de las cuotas, fijado de acuerdo con el porcentaje de aporte estatal que reciben las escuelas.

El proyecto será consensuado con las cámaras que agrupan a los propietarios de las escuelas privadas. Y trascendió que podría aplicarse a partir del próximo año.

En la provincia, hay unos 4800 colegios privados que reciben aportes del Estado. Las subvenciones oscilan entre el 20 y el 100% y están destinadas exclusivamente al pago de los salarios de los maestros privados.

El problema con el sistema arancelario actual se disparó en el año en curso con la inflación que obligó a reajustar periódicamente las cuotas de los colegios privados. Fue así como surgieron desigualdades, a tal punto que muchos de ellos que reciben el mismo aporte estatal cobran cuotas muy distintas

Este año, el gobierno bonaerense autorizó un incremento de hasta el 24,7% en las cuotas de los colegios. La medida alcanzó a 1,2 millones de familias que deciden enviar a sus hijos al sistema de enseñanza privada subsidiada por el Estado. Fue firmado por las autoridades educativas y establece un lapso de 10 meses. Es decir que hasta enero del año próximo los colegios no tendrían que incrementar el valor de las cuotas.

 

Recaudación impositiva e inflación

La recaudación impositiva tuvo en mayo un significativo derrumbe en términos reales con respecto al año pasado, fundamentalmente por la caída en los ingresos por el impuesto a las ganancias, justo en el mes de vencimiento de las declaraciones juradas anuales por el ejercicio 2015. Contra una inflación anual acumulada del orden del 40 por ciento (según los propios indicadores de referencia señalados por el gobierno nacional), los ingresos tributarios nacionales apenas crecieron 17,9 por ciento con respecto a mayo de 2015.

Considerando en su totalidad los recursos tributarios (incluyendo los ingresos a la  Seguridad Social y los provenientes del Comercio  Exterior),  el  aumento nominal de mayo de este año con respecto al mismo mes del año anterior fue del 23,3 por ciento. Es decir, un resultado mejor que el verificado en la evolución del pago de impuestos, pero todavía bastante por debajo de lo que representó el aumento de los precios en los últimos doce meses.

Por el impuesto a las ganancias, ingresaron al fisco en el último mes de mayo 44.321 millones de pesos, según informó ayer la AFIP. En mayo del año pasado se habían recaudado más de 44.900 millones, por lo cual la caída interanual es del 1,3 por ciento, en términos nominales. En valor real, el descenso superaría el 42 por ciento.

La recaudación del impuesto al valor agregado presenta dos situaciones dispares. La parte del tributo que se recauda sobre la actividad interna (el llamado IVA DGI) creció casi diez puntos por debajo de la inflación, 31,6 por ciento en los últimos doce meses. Mientras que el gravamen que se obtiene de la retención sobre importaciones (IVA Aduanas) aumentó unos 15 puntos por encima de la inflación, 56,4 por ciento con respecto a mayo del año pasado. El IVA sobre la actividad interna refleja una combinación de caída de actividad con un probable incremento en el nivel de incumplimiento de los contribuyentes, mientras el IVA aduanero crece de la mano de la reaparición de las importaciones en la plaza local pero también por el “efecto precio” que produjo la mega devaluación. El otro fenómeno notable, que se da como consecuencia de todo lo señalado, es que el IVA Aduanas históricamente representó una proporción muy menor respecto del impuesto sobre operaciones internas. En este mes de mayo, el IVA aduanero representó la mitad de la recaudación del IVA DGI: 15.043 millones contra 30.904 millones de pesos.

Las retenciones a las exportaciones representaron menos de 7900 millones de pesos de ingresos al fisco en mayo, unos 50 millones por debajo del mismo mes del  año  pasado. Abad  estimó  que  la  disminución  en  la alícuota  de  varios segmentos de productos exportables restó unos 2100 millones a la recaudación del mes.

Ramiro Bogado