Informe mensual de coyuntura

CLAVES DE LECTURA

Las dificultades que ha mostrado el gobierno para manejar la crisis cambiaria y la demora en su resolución no solo precipitaron la renuncia del presidente del BCRA, sino que dejaron a la política económica en modo “a prueba de fallos”.

En la medida en que no se garantice la estabilidad cambiaria por un lapso de tiempo razonable, será imposible para el gobierno plantearse objetivos macroeconómicos plausibles para los próximos meses. La llegada del primer tramo del programa de ayuda financiera pactado con el FMI es el pilar en el cual el gobierno espera apoyarse para recuperar la confianza de los mercados y la iniciativa en el plano económico.

En este contexto, las consideraciones sobre la inflación y el (in)cumplimiento de las metas oficiales pasaron a un segundo plano. Esto se ve reflejado en la mayor tolerancia al alza de precios implícita en las nuevas metas de inflación definidas con el fondo para los próximos años.

Un aspecto a destacar es que, dada la menor inclinación del FMI por atacar la inflación con apreciación cambiaria, es posible que el ajuste fiscal pase a jugar un rol más importante en el disciplinamiento de la demanda y, por lo tanto, de los precios.

Así, el programa de ajuste fiscal acordado con el fondo, junto con las consecuencias de la corrida cambiaria, prometen tener un impacto significativamente negativo en la actividad y en el empleo en los próximos meses. A su vez, el acuerdo con el FMI acota las fuentes de financiamiento del gobierno, lo cual vuelve a poner sobre la mesa, después de varios años, consideraciones sobre la solvencia de la deuda pública.

Sin un horizonte claro, la economía ha ingresado nuevamente en una etapa recesiva. Si bien parece prematuro estimar la magnitud de la misma, la neutralización de la corrida cambiaria es condición necesaria para empezar a pensar un escenario macroeconómico de mediano plazo. En cualquier caso, es claro que las tensiones en curso impondrán un ajuste marcadamente regresivo en las condiciones de vida de los sectores asalariados.

Hace click para bajar el informe