Informe exportaciones e importaciones de alimentos

1. Introducción

Durante el primer semestre de 2016 la evolución de las exportaciones e importaciones de productos primarios tuvo un comportamiento heterogéneo. Mientras que las exportaciones de granos tuvieron un buen desempeño, los productos asociados a las economías regionales como el pollo, el cerdo y las hortalizas tuvieron resultados mucho mucho más discretos. En el pollo y cerdo, la tendencia es muy preocupante.

Las causas que explican la performance del sector productor de alimentos pueden organizarse esquemáticamente en cuatro factores:

  • Devaluación de moneda en diciembre de 2015.
  • Aceleración inflacionaria y posterior revaluación del dólar.
  • Quita de las retenciones a los granos y disminución de la soja.
  • Aumento del precio de las tarifas de electricidad, gas y la nafta.

La quita de retenciones a los granos, sumado a la devaluación de la moneda, si bien generó un fuerte incentivo a la exportación de granos; también implicó un fuerte incremento en los costos de producción de la industria aviar y porcina; ya que el maíz es la principal fuente de alimentos de los pollos y cerdos.

El incremento en los precios de la electricidad y del gas natural, implicaron un aumento en los costos de la producción aviar y porcina; ya que los establecimientos hacen uso intensivo de la energía para mantener un ambiente estable para la cría. En el mismo sentido se encamina la aceleración inflacionaria que genera una revaluación del peso y una menor competitividad para las economías regionales y la industria.

El consumo de hortalizas de huerta es el mayor contacto que el habitante urbano medio tiene de manera cotidiana con “el campo”. La producción hortícola es una fuente fundamental de los alimentos que se consumen en el país; y sin embargo la lógica de producción es muy diferente al imaginario de las grandes explotaciones sojeras o de granos. La horticultura es una actividad caracterizada históricamente por el carácter familiar e inmigrante de las explotaciones, muy intensivo en mano de obra. Este origen familiar y migrante se mantiene en la actualidad, donde el país de procedencia de los productores es en su mayor parte Bolivia. El avance urbano y agrícola, generó el desplazamiento de la actividad hacia zonas periurbanas del tercer y casi cuarto cordón del conurbano bonaerense; y la consiguiente reducción del tamaño de los establecimientos. La generalización de la tecnología del invernadero, es una innovación productiva importante que permite tanto aumentar la productividad, como contar con producción continua durante todo el año. Es esperable que la quita de retenciones a la soja y al maíz profundice la tendencia al desplazamiento de la producción hortícola desde el boom sojero hacia las afueras de las ciudades (en zonas de menor productividad; y que interfiere con el desarrollo armónico de la urbanización y frente a las promesas de campaña de resolver la problemática de las economías regionales, el gobierno de Mauricio Macri nuevamente demostró un descarado cinismo tomando medidas que deliberadamente profundizarían la crisis en vez de resolverla; tales como el vaciamiento y los despidos en la secretaría de agricultura familiar. Todas las medidas tomadas a favor “del campo” en realidad resultaron solamente funcionales a los intereses de los sectores concentrados de los agro negocios; como las empresas acopiadoras de granos. Muy lejos de convertirse en el supermercado del mundo Argentina se perfila como un país productor de alimentos balanceado y commodities agroindustriales como el aceite de soja. Alejándose de la posibilidad de sostener la producción de una dieta completa para su población, paradójicamente nos encaminamos a importa muchos de aquellos alimentos que se encuentran en la mesa diaria.

Descargar informe completo