FIDE – Coyuntura y desarrollo #369 – Análisis de la situación económica al 13/07/2016

Argentina en su Bicentenario

La Argentina festeja el bicentenario de su independencia en el marco de un nuevo Gobierno que encabeza un proyecto político restaurador del orden neoliberal. Ello ocurre en un contexto regional donde también se advierte el repliegue de los proyectos progresistas, de raíz popular, comprometidos con el desarrollo y la equidad. A nivel internacional se prolonga una crisis que no encuentra resolución dentro de la misma lógica neoliberal hegemónica que sembró las condiciones críticas que implosionaron en el centro del sistema ocho años atrás. La reciente decisión del pueblo británico de abandonar la Unión Europea –la primera deserción desde su creación en 1992– es un síntoma más de las perturbaciones que caracterizan al funcionamiento del capitalismo en su actual fase de financiarización. Sus manifestaciones van mucho más allá de la dinámica económica y exhiben amplias ramificaciones políticas, sociales y culturales.

El devenir de los países subdesarrollados ha estado siempre fuertemente condicionado por las circunstancias imperantes en las economías centrales. Las tendencias predominantes a escala global resultan fundamentales para evaluar la viabilidad de los proyectos económicos que se desenvuelven en la periferia del sistema. Por ello es tan importante, a la hora de diseñar propuestas nacionales, disponer de un buen diagnóstico acerca de lo que ocurre en el contexto internacional.

Si analizamos desde esa perspectiva más amplia el futuro de la economía argentina, queda en evidencia que los tiempos de la historia no parecen estar del lado del gobierno de Mauricio Macri. Las intenciones de restablecer un modelo de especialización primaria (ahora remozado con la idea de transformarse en una “góndola de alimentos a nivel mundial”) desconocen el ciclo decreciente de la demanda global, la caída en los flujos de inversión directa hacia América Latina y la acentuación del deterioro en los términos del intercambio. Al mismo tiempo, las recetas de ajuste han venido achicando la vitalidad del mercado interno en nuestro país. En este contexto, el único vector consistente entre la dinámica mundial y la realidad argentina se reduce al rol del financiamiento especulativo internacional. Hemos bebido de estas mieles antes y conocemos sus resultados. Para abordar estos nuevos tiempos y delinear perspectivas desde FIDE buscamos mantenernos fieles a la impronta de su fundador, Héctor Valle. Esto implica contextualizar nuestros análisis en una perspectiva histórica y considerar la lógica imperante en el funcionamiento de la economía mundial. Nos empuja su espíritu incansable por comprender nuestra realidad y plantear opciones de política destinadas a una Patria para todos. Como el lector podrá advertir, estamos incorporando algunos cambios en nuestra revista con el objeto de tornar su lectura más sencilla y actualizar su diseño. Nos hemos propuesto, asimismo, promover la participación de otros especialistas que aporten al debate de las cuestiones más críticas de la realidad nacional e internacional. Impulsar desde nuestra publicación un ámbito para el debate no es una novedad, es para nosotros una vieja práctica. En resumen, cambia la forma pero los contenidos mantienen la misma obstinada vocación por contribuir a la generación de pensamiento crítico para la construcción de un país desarrollado y con equidad.

Mercedes Marcó del Pont

Descargar publicación aquí