El trasfondo del programa financiero de Macri

La multitudinaria marcha del viernes 29 de abril 2016 debe ser un hito, el límite preciso del avance del capital especulativo después de 150 días de jolgorio, incluso lo hicieron  por encima de las inconsistencias técnicas de la administración macrista.

Gracias a la movilización y el acto de cierre del mismo, no el macrismo más duro que no logra comprender, sino para el gran capital nacional y extranjero que está detrás del gobierno y que es su principal beneficiario, sabe, ya tiene claros y tajantes indicios que le gente se cansó y que no se puede seguir expulsando trabajadores, aumentar alegremente los precios y ganar lo que se gana en la “timba” financiera, sabedores que lo paga el pueblo argentino en el presente y lo va a pagar en el futuro con la hipoteca que deja la política de endeudamiento por obligaciones de dudoso (más que dudoso incierto) origen y de nuevas emisiones de títulos que lo único que busca es, aprovechando las severas limitaciones técnicas de la administración, que le permite comprar dólares y fugarlos, en una nueva  y “agiornada” vuelta de la “tablita” de Martínez de Hoz y de la Convertibilidad.

En efecto, el miércoles 27 en el Ministerio de Hacienda y Finanzas, el viceministro, Pedro Lacoste, y el Secretario de Finanzas, Luis Caputo, indicaron el programa financiero 2016, entendiendo por tal el resultado económico del presupuesto esperado para el año y la reprogramación de la deuda (incluido el acuerdo con los holdouts encabezados por Paul Singer).  Un día más tarde, el jueves 28 de abril de 2016, el Presidente del BCRA, Federico Sturzenegger, presentó el programa financiero del BCRA que fija las metas de creación de dinero y los objetivos de estabilización de los precios y cambiarios que para la conducción actual del BCRA están subordinados a la emisión monetaria.

Tanto las autoridades del Ministerio como del BCRA del macrismo tienen una concepción liberal y neoclásica de la economía (lo que se llama economía vulgar), pero en el caso del segundo tiene ribetes de patología, dado que basándose en el Art. 3ero. de la Ley 24.144 de Carta Orgánica de la autoridad monetaria que sostiene que el objetivo principal debe ser preservar el valor de la moneda, tal como lo había planteado Roque Fernández en el año 1992 en pleno gobierno menemista,  atribuyen los aumentos de precios a la emisión. Esto es, los aumentos que se produjeron en estos primeros 150 días de gobierno se debieron a la devaluación, la quita y disminución de las retenciones y a los tarifazos, pero para Sturzenegger el nuevo acrecentamiento puede sosegarse y limitar su propagación si se ejecuta una severa política monetaria, que, según ellos, en unos meses va a demostrar su efectividad.

En su concepción y desconocimiento no logran comprender que el dinero es el nexo entre la producción, la distribución, y el consumo, y que la menor cantidad de medios de pagos lo que haces es frenar primero, y descender después el nivel de actividad.

Entonces juegan que al restringir la cantidad de dinero, se eleva la tasa de interés, de manera tal que debe ser mayor que la apreciación esperada del tipo de cambio (dólar) y que del incremento sostenido de los precios (inflación). Todo este dislate lo hacen en nombre de frenar el incremento de los precios y lo único que aseguran es frenar la revalorización del dólar en base a una tasa de interés confiscatoria del Estado y del crédito.

La vinculación entre ambos programas financieros está dada porque en el Ministerio de Hacienda y Finanzas estiman que van a necesitar $160.000 millones en adelantos y en utilidades del BCRA.  Y es allí donde convergen ambos programas, dado que la autoridad monetaria tiene planeado emitir dinero hasta el último día  del corriente año 2016  entre $ 173.000 a $ 215.000 millones, con lo que queda claro la estrategia de “secar” el mercado con lo que ello significa.

Entonces si la Base Monetaria (Total de billetes y monedas emitidos y puestos en circulación por el BCRA) al 15 de abril de 2016 alcanzó los $ 578.466 millones, lo programado por Sturzenegger y sus acólitos implica un acrecentamiento entre el 29 al 35% hasta fin de año,  de los cuales el 27,7% va a financiar al Tesoro de la Nación.  Por ende, el porcentaje excedente es incompatible con un crecimiento de los precios que ya se tiene y que el mismo funcionario estima (mezquinamente) en un 33%,  y que gracias a la política monetaria va a ser, según dice él y sin ningún fundamento de ninguna especie, “lo más cerca posible del 25% y que se acomoden las expectativas por debajo del 20% para 2017”.

El BCRA conducido por el fundamentalista del Di Tella para esterilizar la emisión de dinero utiliza la licitación de letras del BCRA (Lebac), que al 15 de abril de 2016 fue de $ 555.812,5 millones (96% de la Base Monetaria), la mayor parte es en pesos y está pagando una tasa del 38% a 35 días e implica casi el 80% de las mismas.

Las incompatibilidades son varias y de diversos ordenes, por un lado para absorber dinero emiten Lebac que no puede pagar con nueva emisión de dinero (por los severos límites auto impuestos en el programa financiero) y que solo puede cancelar con otro título del BCRA, Lebac u otros que inventen dado que es seguro que de intereses de los títulos ya emitidos deben pagar más de $ 150.000 millones (casi la suma que le transfieren al Tesoro de la Nación).

Y esto demuestra por si solo la inconsistencia del programa financiero del BCRA presentado y de las actuales autoridades, Están incurriendo en un incremento del nivel de deuda por el BCRA, pero no para financiar al Tesoro, sino para absorber liquidez.  Y lo hacen para que la mayor cantidad de dinero no vaya al consumo o al dólar.  Es insostenible en el tiempo, pero como la realidad es más compleja que las simples ideas de los funcionarios, la disyuntiva será, o relajan el programa financiero de Sturzenegger o la recesión va a ser de tal profundidad que hasta los grandes empresarios que deben financiar su capital de trabajo en el mercado local y que colocan parte de su producción en el país, van a pedir que los remuevan de sus cargos por inútiles.

La colocación de los Lebac la ha permitido ganar una fortuna a los que aplauden a Sturzenegger y a sus amigos, que son  los bancos y los que tienen acceso a su compra, incluso desarmando su posición en dólares que en el mes de abril tuvo un crecimiento negativo (por tal política), paso de casi $ 15 por unidad de la moneda de los EEUU en el  último día hábil de marzo 2016 a $ 14,50 el 29 de abril 2016, siempre tipo de cambio vendedor, mientras que los Lebac pagaron tasas del 38% para 35 días

Esa ganancia monstruosa las paga el BCRA de Sturzenegger (que perjudica a todos los argentinos de a pie) mientras él sueña con bajar la inflación,  los banqueros y especuladores amasan una fortuna.

 

COMO REPERCUTE LA IMPERICIA DE LA ADMINISTRACION MACRISTA EN LA ECONOMIA NACIONAL Y EN EL PUEBLO ARGENTINO

Paradójicamente la suba sideral de las tasas de interés interna que arrastra la tasa de las Lebac, frena el crecimiento del tipo de cambio, que sumado a la pésima negociación con los holdouts encabezados por Paul Singer, que incrementa la deuda externa Argentina en U$s 12.500 millones, a lo que lograron colocar otros U$s 4.000 millones para supuestamente financiar parte del gasto público (incluido obra pública), posibilitan que se cuente con el financiamiento externo pero a costa de un mayor endeudamiento.

Es por eso que el Programa Financiero presentado en el Ministerio de Hacienda y Finanzas reconoce que el Estado Nacional termina el año 2016 con un déficit primario (antes del pago de los servicios de la deuda externa) de $ 358.174 millones (Equivalente en U$s 24.283 millones, que es el  4,80% del PIB, que estiman a su vez en algo más de U$s 500.000 millones), mientras reducen los aportes previsionales, dejan de cobrar retenciones, eximen de impuestos a los autos de lujo, etc. etc. .  A esa suma se le deba agregar el vencimiento de capital e intereses de deuda  del año 2016 por U$s 12.463 millones  (Equivalente a $183.829 millones)  que es un 2,46% del PIB, con lo que la necesidad de financiamiento es del 7,28 % del PIB para este año.

Como dijimos $ 160.000 millones los debe poner el BCRA, y el resto Organismos Internacionales  y Bilaterales de Créditos (FMI, Banco Mundial BID, CAF, etc.), transferencias del Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la ANSeS y otros organismos públicos, pero necesita el Estado Nacional tomar deuda externa por U$s 7.200 millones (parte de los U$s 4.000 millones antedichos, y refinanciarán cambiando títulos de deuda nueva por deuda viaje) y también debe colocar títulos del Tesoro de la Nación en pesos por $ 118.000 millones

En síntesis, año muy exigido por el déficit fiscal y la colocación de Lebac,  pero que pueden financiar colocando nuevos títulos de deuda, que dada las altas tasas de interés en pesos (gracias a las Lebac) será básicamente financiada con títulos de endeudamiento externo, dólares que se convierten en pesos porque el Estado paga a sus trabajadores y proveedores en nuestra moneda y que venderá al tipo de cambio oficial a los “particulares” que compraran divisas para atesorarlas y/o fugarlas

Por lo que el “control” cambiario se hace a costa de nueva deuda externa, que incluso posibilita “liberar” la compra a los importadores (incluso los pagos atrasados), el giro de utilidades de las empresas extranjeras a sus casas matrices (incluso las utilidades de años anteriores  en que no podían hacerlo gracias al “cepo”)  y a los que pueden adquirir divisas. Además le van a permitir a los bancos que tengan más dólares en su haber (CFK se fue limitando la posición al 10% del patrimonio de la entidad, y lo que van a hacer es aumentar ese porcentaje a como lo quieran fijar los bancos). Igual propuesta tienen con las provincias y el sector privado, que se financien con endeudamiento, como si esa deuda alguna vez no se fuera a pagar, y como lo demostró el mismo Macri, siempre va a haber un Macri que las pague y generosamente.

Por eso es imprescindible no dejarles a estos hijos de ricos que repitan la historia de sus padres, que hipotequen al país, quiebren al Estado y le transfieran su pago al pueblo argentino.  Está en nosotros tomar consciencia, desenmascarar lo que pretenden con sus simplezas  e ilógicas teorizaciones,  denunciar quienes son los beneficiados y quienes nos perjudicamos, lo debemos hacer en defensa propia, el país nos pertenece a todos y todos debemos tener los mismos derechos y obligaciones.

Horacio Rovelli