El precio de los autos en relación a los ingresos, desde 2001 hasta hoy.

Si uno se fija la evolución del precio de los autos en la Argentina se encuentra con información que permite entender muchas cosas.

Para poner en perspectiva algunos números de dónde estamos, y sin perder de vista que se trata de multinaciones con estrategias globales, muy difíciles de regular o conducir (pero no imposible). En 2013 se produjeron 1 millón de autos en el país. En general el promedio de partes nacionales utilizadas para fabricar los autos estaba en 22% en 2001 y llegó a casi 30% en 2015 según la síntesis de varios expertos. Otro dato no menor, es que la suma del déficit comercial del sector automotriz más la remisión de utilidades entre 2003 y 2015 es 49.000 millones de dólares.

En 2016 se apunta a fabricar cerca de 500.000 autos, aunque el acumulado hasta agosto de 2016, según ADEFA, suma sólo 305.000 (13% menos que en 2016). En 2015, en los primeros 8 meses se habían producido 351.000 unidades, logrando un total anual de 526.000 unidades. Las exportaciones durante los primeros 8 meses de 2016 bajaron un 30%. Las ventas a concesionarios, sin embargo, han subido un 19% en el acumulado del año hasta agosto. Estos datos explican un cambio de estrategia con Brasil, al que se le exporta menos, en el relativo sobre ventas, pero se importa mucho más.

En este contexto, nada promisorio, a continuación se presenta la evolución de salarios mínimos para comprar el segundo auto más barato de cada año (se usó esta metodología para evitar tomar ofertas muy fuera de mercado o de autos con bajísimas ventas relativas sobre el resto). De igual modo, se muestra la cantidad de salarios promedios registrados (SIPA-AFIP) que se necesitan en cada momento para comprar dicho auto.

Lo que puede observarse es que en el punto donde este ratio era menor (noviembre de 2013) la relación entre el salario promedio y el precio de estos autos era de 7,28 veces. Antes del cambio de gobierno había ascendido a 9 (nov2015), pero con la devaluación de diciembre esta relación llegó a 11,7 veces en abril de 2016. Desde entonces, las ofertas, los cambios de estrategia de las empresas y la recomposición por paritarias de los salarios, llevó esa relación a aproximadamente 10,1 veces en septiembre de 2016. O sea, que mientras en noviembre de 2015 se precisaban 9 salarios promedio registrado para comprar un auto de bajo precio, en septiembre 2016 se precisan 10. Estos autos aumentaron un 41% desde noviembre de 2015 hasta septiembre de 2016, y 51% si se hace la variación interanual de septiembre a septiembre de un año atrás, por supuesto menor que los ingresos.