El futuro del dólar de Macri

La propuesta inicial de la administración encabezada por Mauricio Macri era un tipo de cambio elevado para asegurar la transferencia del mercado interno a favor de los exportadores, por eso comenzó con una fuerte devaluación de un dólar a $ 9,70 que era el valor oficial el 9 de diciembre de 2015, a $ 13,60 para el día 16 de ese mes que el ministro Prat Gay dijo que se liberaba el tipo de cambio (devaluación del 40%), a lo que se suma que se le eliminaron todas las retenciones de los cultivos, a excepción de la soja que se le disminuyó en 5 puntos.

Las dos causas principales por los que se frenó el valor del dólar en la Argentina de Macri después que superó los $ 16.- en marzo 2016, fue por el endeudamiento logrado tras el pago a los fondos buitres, y por la liquidación de la cosecha gruesa, esencialmente la soja, que incluso tenían retenidas durante la gestión del gobierno anterior esperando la devaluación y la quita y/o reducción de las retenciones, como sucedió.

Paralelamente, sumándose como causa complementaria, lo que hizo desarmar posiciones en divisas del capital financiero en el país fueron las altas tasas pagadas por las LEBAC (Letras del BCRA), pero el empleo de dicho instrumento tiene un alto costo fiscal y monetario, generando una deuda cuasi fiscal que anualizada y convertida en divisas al tipo de cambio oficial significa no menos de U$s 20.000 Millones por un lado,  y por otra parte, el total del dinero esterilizado (comprados por el BCRA) al 25 de julio 2016 representa el 93% de la base monetaria (que es la cantidad de dinero creada y puesta en circulación por el BCRA), esto es, las LEBAC en pesos – totalizaban $ 574.163 millones, y sumado a otras inmovilizaciones  da el porcentaje referido y solo para que no se emplee ese dinero, cuando la administración anterior usaba la esterilización (que era mucho menor) para financiar el déficit fiscal

 

SISTEMA FINANCIERO LEGAL ARGENTINO        
             
Indicadores Monetarios 31/12/2002 31/07/2005 29/06/2012 07/08/2015 31/12/2015 25/07/2016
Reservas Internacionales  (En Mill.U$s) 10.500 24.015 46.348 33.837 25.563 33.691
Base Monetaria 29.302 54.367 244.158 531.891 623.890 660.826
Circulación Monetaria 18.901 40.709 188.367 414.735 478.777 481.385
Cta.Cte. en el BCRA 10.401 13.658 59.853 117.156 145.113 179.441
Pasivos No Monetarios          
Pases Pasivos     20.042 17.145 26.377 39.153
LEBAC 3.444 14.460 59.853 335.838 342.379 574.163
NOBAC   1.694 26.803 0 0 0
Esterilización 3.444 16.154 106.698 352.983 368.756 613.316
Porcentaje Esteril/ BM 12% 30% 43% 66% 59% 93%
ADELANTOS AL TESORO     282.350 331.850 368.250
Nota:  En millones de pesos y en las Reservas Internacionales en millones de dólares corrientes
Fuente:  BCRA            

La administración de Macri en la creencia que la inflación es un fenómeno principalmente monetario, se autoimpuso un incremento de la base monetaria que si bien fue muy menor a la inflación, del 5,9% en los primeros siete meses del  año 2016, contra una inflación que la superó en más de seis veces,  de allí que esterilizan dinero, y quedan sujeto a la trampa de sostener  altas tasas de interés que no puede ser menor a lo que se espera del  futuro del ROFEX (Mercado cerealero de Rosario).

Por ende para dar por finalizado el “default” selectivo que nos habían impuesto los buitres y el juez Thomas Griesa, le pagó lo que ellos quisieron,  financia el déficit fiscal nacional con deuda, permite que las provincias se financien con deuda externa (de esa manera entran dólares al BCRA y emite pesos, dado que el gasto púbico nacional, provincial y municipal, es en pesos), convirtiendo a la Argentina en el mayor emisor de bonos de deuda en mercados emergentes este año, con casi 25.000 millones de dólares colocados (y no es casualidad que el banco que lidera esas colocaciones sea el JPMorgan, donde trabajaron el Ministro de Hacienda y Finanzas, Prat Gay y su Secretario de Finanzas, Luis Caputo)

Y ahora propicia el “blanqueo” de capitales, que tiene como objetivo principal tranquilizar la situación impositiva de los grandes evasores (no tenemos que escondernos más dijo Macri) máxime que se los libera de toda acción civil, comercial, penal tributaria, penal cambiaria, aduanera e infracciones administrativas, liberación equivalente a la extinción de la acción penal (inciso 2 art. 59 Código Penal), pero no es menor el efecto fiscal y que ingresen dólares al país (por que pueden declarar esos capitales y no ingresarlos).

 

Con todos esos artilugios, endeudando al país y concediéndole el “perdón” fiscal a los  evasores, enfrentan la realidad que no se tiene capacidad en el tiempo del  repago de la deuda,  fruto que la devaluación y quita y reducción de las retenciones no implica mayores exportaciones, y si mayor apropiación de ganancias, pero esa ampliación de los márgenes de ganancias se deriva a capitales especulativos y a la fuga del circuito económico local, dado que nadie invierte en un país que se achica y genera desempleo como hizo y hace el gobierno de Macri.

Si no peguntémonos que actividades sustituidora de importaciones o que aumenten realmente las exportaciones son promovidas por el gobierno de Macri,  obviamente el pago de los servicios de la deuda absorberá el superávit comercial y provocará déficit en la cuenta corriente y mermas en la cuenta de capital, solo atenuadas por mayores endeudamientos.

Es más, para el año 2017 que se realizan las elecciones legislativas, y por ende testeo del apoyo político a la administración actual, fundamental para un gobierno que se ha desprestigiado en forma alevosa, que pretende avanzar en flexibilidad laboral e incremento de la productividad del trabajo,  y que cuenta a favor con que no tiene un referente de verdad del campo nacional y popular, por lo que  proyectan tratar de mantener un equilibrio, precario, pero equilibrio al fin entre los precios (exacerbados por las tarifas y sin control alguno), la tasa de interés y el valor del dólar, sabiendo el efecto que tiene cuando se dispara el valor de la moneda norteamericana sobre las otras dos variables

Pero si a ese contexto le sumamos el hecho que los sectores beneficiados perciben o determinan la existencia del atraso cambiario, hará que una vez pasado el ingreso de capitales del “blanqueo”, recomience nuevamente la compra de divisas, a lo que el BCRA tiene como única defensa otra vuelta de suba de la tasa de interés, con lo que la situación se torna insostenible, que sumado al descontento popular,  auguran nuevas y más profundas crisis que se irán repitiendo sistemáticamente mientras cae la producción y se incrementa el desempleo