“El BCRA está regalando dólares”

Tras conocerse el resultado electoral, comenzó una campaña mediática, política y judicial contra la política del Banco Central de vender posiciones en dólares a futuro. “Están dejando sin reservas al BCRA, regalando dólares que no tienen, para complicar al próximo gobierno” señaló el ex JP Morgan y actual economista del PRO, Alfonso Prat-Gay. A su vez, los diputados Mario Negri (UCR) y Federico Pinedo (PRO) hicieron una denuncia penal contra el titular del Central, Alejandro Vanoli, “por amenazar severamente el patrimonio del BCRA” ya que “no existen mayores justificativos para que el precio de venta del contrato de futuro de dólar oficial sea al menos un 30 por ciento inferior al precio del mercado de Nueva York”. Por su parte, Mauricio Macri ya había señalado que en caso de ser presidente pediría la renuncia de Vanoli porque “no reúne los requisitos de idoneidad necesaria, es un militante”.

¿Cómo es la operación del BCRA cuestionada por la oposición, cuyo nombre técnico es Futuro No Entregable (NDF, por sus siglas en inglés)? Lo primero que debe aclararse es que no se trata de ventas de dólares a futuro, sino de un contrato en pesos sobre el valor futuro del dólar. Es decir, el que compra dólares NDF a un año a 13,20 pesos no recibirá dólares por ese monto cuando se cumpla el plazo del contrato. Recibirá (o pagará) la diferencia en pesos entre la cotización del dólar oficial en un año, y el valor del dólar en el contrato NDF. Por ejemplo, si en un año el dólar oficial está a 13 pesos, el que compró hoy el NDF al Central 13,20 pesos tendrá que desembolsar 20 centavos de pesos. Es decir, que esas operatorias comprometen ganancias o pérdidas en pesos, pero no afectan las reservas del BCRA. De esa manera, la acusación de Prat-Gay respecto a que se “están regalando las reservas” muestra que desconoce las más elementales operatorias financieras pese a haber presidido esa institución durante el mandato de Duhalde y a comienzos del de Néstor Kirchner. O bien estaría actuando de mala fe para montar una operación que justifique una eventual destitución del actual titular del BCRA, hecho que demostraría que los valores republicanos de Cambiemos sólo rigen para custodiar instituciones controladas por sus “amigos”.

Por su parte, el hecho de que en Nueva York, los NDF sobre el tipo de cambio futuro del peso en relación al dólar supere el valor de esa operatoria en Buenos Aires, no puede ser el fundamento de ninguna denuncia penal.

En Nueva York, la diferencia entre el valor del cambio peso/dólar a futuro pactado en los NDF y el que efectivamente rija al cumplirse el tiempo del contrato, se salda en dólares. Es decir, si hoy compro dólares a futuro a 15 pesos en Nueva York y una vez vencido el plazo el dólar oficial está a 13 pesos, la diferencia se salda en dólares (15 centavos de dólar, que sería el valor de los 2 pesos al hipotético cambio futuro). En cambio, el mercado en Buenos Aires opera en pesos, por lo que no hay arbitraje ya que las condiciones en ambos mercados son de difícil alcance y existen restricciones a la compra/venta de dólares.

De esa manera, sostener que el BCRA no puede vender futuros a un valor menor al de Nueva York implica señalar que la política cambiaria argentina no la tiene que determinar el Banco Central, tal como le está encomendado por su Carta Orgánica, sino un grupo de operadores financieros norteamericanos. Esta parece ser la visión de quienes aspiran a dirigir los destinos de Argentina.