CON LOS KIRCHNER LA POBREZA SE REDUCÍA 1,33 PUNTOS POR SEMESTRE. CON MACRI, CRECE 12,2 PUNTOS.

El 1 de febrero de 2003, el diario Clarín titulaba sobre los datos difundidos en ese momento por el INDEC: “El nivel de pobreza es cada vez más alto: 57,8% de la población”. Se trataba, entonces, de los números correspondientes al tercer trimestre de 2002 que capturaban el impacto de la megadevaluación de Duhalde.

Al término del primer semestre de 2003, ya asumido Néstor Kirchner, el INDEC informaba, en base a la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) continua, un nivel de pobreza del 54%. Desde aquel momento y durante los tres mandatos presidenciales del ciclo kirchnerista, la reducción de la pobreza fue persistente. La controversia en torno de las mediciones oficiales, lamentablemente, se cristalizó en la interrupción de la serie sobre incidencia de la pobreza y la indigencia en 2013. Por eso, para analizar la evolución de la pobreza, de punta a punta, es preciso recurrir a otras mediciones alternativas. En ese sentido, hay varias mediciones de centros privados. Entre ellas, las que realizó el Centro de Investigación y Formación de la República Argentina (CIFRA-CTA), el Centro Economía Política Argentina (CEPA) u otras producidas en centros universitarios, como las de la Universidad Católica Argentina (UCA) y las del Instituto Gino Germani (UBA).

Al término del primer semestre de 2003, ya asumido Néstor Kirchner, el INDEC informaba, en base a la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) continua, un nivel de pobreza del 54%.

Al término del año pasado, CIFRA estimaba que “el nivel de pobreza se ubicó en 19,7% en 2015 (datos correspondientes al primer semestre)”. En el caso de CEPA sus mediciones arrojaban un nivel de pobreza de 19,8% en noviembre de 2015. Para el Gino Germani, a fines de diciembre de 2015 la pobreza se había ubicado en el 22%. Mientras que, para la UCA, ubicada -a diferencia de los otros tres casos citados- ideológicamente a la derecha, la pobreza al cierre de 2015 mostraba el número más elevado, llegando al 29%.

En cualquiera de los casos, el análisis de punta a punta del ciclo político-económico 2003-2015 muestra una clara reducción de la pobreza en Argentina durante esos doce años. La más modesta, tomando los números de la UCA, una reducción de 25 puntos porcentuales, en promedio, una caída de algo más de dos puntos por año. En el caso del Gino Germani, la caída es más pronunciada, con 32 puntos porcentuales de reducción de la pobreza en doce años, lo que equivale a 2,66 puntos porcentuales promedio por año. Si tomamos las mediciones de CIFRA o de CEPA, se trata de una reducción mayor, de más de 34 puntos porcentuales a lo largo del ciclo y de 2,85 puntos porcentuales por año, en promedio.

El análisis de punta a punta del ciclo político-económico 2003-2015 muestra una clara reducción de la pobreza en Argentina durante los doce años. Tomando los números de la UCA, se trató de una reducción de 25 puntos porcentuales.

Los datos publicados ayer por el INDEC ponen de relieve un hecho sustantivo: con el cambio de régimen político y económico que se produjo el 10 de diciembre, hubo un quiebre rotundo de la tendencia decreciente en materia de pobreza e indigencia. Para decirlo en criollo: la entrada en vigencia del neoliberalismo implicó que la pobreza, que venía de caer sistemáticamente durante los doce años previos con cualquier medición que se tome, volvió a crecer y, por cierto, a un ritmo alarmante. Como hacíamos notar en unanota publicada ayer, en base a los datos del Instituto Gino Germani y las últimas cifras del INDEC y considerando una población nacional de algo más de 40 millones de personas, en apenas un semestre la pobreza creció un 46,8%, pasando de alcanzar a 8.820.000 argentinos en diciembre de 2015 a 12.950.000 en el segundo trimestre de 2016. Un impactante salto desde el 22% hasta el 32,2%, según las cifras publicadas ayer por el Instituo oficial. Si durante los mandatos de Néstor y Cristina Kirchner, la pobreza se reducía, en un promedio de 1,33 puntos porcentuales por semestre, Macri está batiendo récords: logró pasar de -1,33 puntos porcentuales de caída de la pobreza a +12,2 puntos porcentuales de expansión, en términos de promedio semestral.

La entrada en vigencia del neoliberalismo implicó que la pobreza, que venía de caer sistemáticamente durante los doce años previos con cualquier medición que se tome, volvió a crecer: desde el 22% hasta el 32,2%. Si durante los mandatos de Néstor y Cristina Kirchner, la pobreza se reducía, en un promedio de 1,33 puntos porcentuales por semestre, Macri está batiendo récords: logró pasar de -1,33 puntos porcentuales de caída de la pobreza a +12,2 puntos porcentuales de expansión, en términos de promedio semestral.

Este inocultable quiebre en la evolución de la pobreza que, igual que ocurre con el desempleo, vuelve a colocar una situación tan dramática en el centro de los problemas reales de los argentinos, hace imposible que cualquier análisis, con mínimo viso de seriedad, pueda tomar en consideración la pretensión de Mauricio Macri de ser evaluado a partir de esta foto. Es que no puede pasarse por alto que, sólo durante los primeros seis meses de su gobierno, el paquete de políticas neoliberales, tras empujar a la economía a la recesión, destruir medio millón de fuentes de trabajo, acelerar brutalmente un proceso inflacionario que venía en retroceso y pulverizar la capacidad adquisitiva del salario y los ingresos de los argentinos, hundió a más de 4 millones de personas por debajo de la línea de pobreza. La foto que presenta el INDEC es, sin dudas, escalofriante: casi 13 millones de los argentinos son pobres. Pero lo es aun más la dinámica que comenzó a operar en la Argentina no ayer sino hace nueve meses atrás: más de un tercio de los pobres de nuestro país fueron condenados a esa situación por Mauricio Macri en su primer semestre de gobierno.