Aumentaron en mayo un 44,6% las importaciones de bienes de consumo

Esta cifra surge del informe del Intercambio Comercial Argentino (ICA) publicado por el Indec. En mayo las cantidades importadas de bienes de consumo se incrementaron un 44,6%, con respecto al mismo mes del año pasado.

Este incremento fue parcialmente compensado por la baja en los precios (-10,9%). Considerando tanto el efecto precio como el efecto ingreso, las importaciones de bienes de consumo ascendieron un 28,8% (en millones de dólares).

Los guarismos para el acumulado de los primeros cinco meses del año indican que tanto las importaciones de bienes de consumo (+21,3%, en cantidades) como las importaciones de vehículos de transportes de pasajeros (+ 46,4%, en cantidades) encabezan el nuevo boom importador. No obstante todos los rubros de importación reflejan un alza en cantidades.

Se trata de un proceso de sustitución de producción local por producción foránea en un contexto en donde el nuevo gobierno, desde la Secretaría de Comercio, ha flexibilizado los trámites de importación. En tanto los incrementos en los costos productivos que se produjeron como consecuencia de la devaluación, la quita de retenciones, y los tarifazos, modificaron la estrategia comercial de distintas empresas radicadas en el país que comenzaron a importar directamente productos terminados elaborados en el extranjero.

En cuanto a las exportaciones el escenario se divide en dos. En primer término las exportaciones de productos primarios (PP) continúan en ascenso, al igual que las exportaciones de manufacturas de origen agropecuario (MOA). En segundo término las exportaciones de manufacturas de origen industrial (MOI), que son aquellas que se destacan por ser intensivas en mano de obra, continúan su tendencia a la baja.

En mayo las MOI cayeron tanto en cantidades (7,1%) como en precios (4,8%). Considerando el acumulado desde enero a mayo las MOI cayeron un 11,7% en cantidades y un 5,3% en precios. Por su parte similar panorama se observa en las exportaciones de combustibles y energía que retrocedieron tanto en precios (-29,9%) como en cantidades (-21,5%).

El resultado de la balanza comercial para los primeros cinco meses del año resultó superavitario en 350 millones de dólares. Las exportaciones sumaron 22.471 millones de dólares mientras que las importaciones alcanzaron los 22.121 millones de dólares. Las exportaciones se mantuvieron prácticamente invariables porque se  compensó el aumento en las cantidades (+12,9%) con el descenso en los precios (11,2%). En tanto las importaciones descendieron un 4,6% por una marcada caída en los precios (13,7%) y a pesar del aumento en las cantidades importadas (10,5%).

En resumen el saldo de la balanza comercial se mantiene positivo por un incremento en las ventas externas de productos agropecuarios (primarios y manufacturados), con una marcada disminución de las exportaciones industriales, y con un fuerte incremento en la importación de bienes de consumo.

Los últimos dos puntos resultan preocupantes. La caída de las exportaciones MOI repercute especialmente sobre las Pymes industriales que están enfrentando simultáneamente un estrechamiento del mercado interno[1]. En tanto el incremento en la importación de bienes de consumo viene a reemplazar producción y trabajo local, por producción y trabajo extranjero, en un nuevo entorno de precios relativos que solo le resultó favorable a los sectores más concentrados del agro.

[1]  Según CAME la producción de las Pymes industriales tuvo en mayo la mayor caída de los últimos 17 meses.