Alimentos con precios descuidados

Los precios aumentan y castigan los consumos de asalariados y población protegida socialmente por el Estado. Resulta complejo determinar la cuantía de ese incremento debido a la decisión política de discontinuar la publicación del índice de precios al consumidor nacional urbano (IPC-Nu) por parte de las nuevas autoridades del INDEC.

El apagón estadístico no ha podido ocultar que muchos productos de la industria alimenticia aumentaron más del 50% en los últimos meses, inflación que alimenta la quita y reducción de derechos de exportación que provocaron la suba de precios de los alimentos de consumo popular. Días atrás Daniel Funes de Rioja, presidente de la Coordinadora de Industrias de Productos Alimenticios (Copal), advirtió que: “Los Precios Cuidados fueron precios pisados”, y continuó afirmando que implican “un congelamiento de precios” que no contempla el alza en los costos.

Frente a este análisis expresado por el presidente de la Copal, cabe aclarar, que el reconocimiento del 12,5 % en el aumento de los costos, ha sido superior al incremento interanual del Nivel de Precios en el Rubro Alimentos y Bebidas a octubre de 2015 (11,7% conforme al IPC-Nu elaborado por el INDEC).

Funes de Rioja sostuvo que esos incrementos en los valores de los productos no generaron distorsiones ya que en la Argentina “hay distorsiones de precios relativos” y el congelamiento en los precios de los alimentosfue “otro cepo más que ha tenido la economía”. En este sentido cabe destacar que el impacto de la devaluación, agregado a la quita de las retenciones(lo que significa un costo fiscal de en torno a la suma de $ 25 mil millones) y a la eliminación de los cupos de exportación, significa una modificación sustancial del tipo de cambio que en algunos casos llega a duplicarse elevando el valor de determinados productos que componen la canasta básica que se ofrece en las góndolas de los supermercados.Dentro de la rama alimenticia se observan actualmente aumentos en la harina del orden del 50%; alrededor del 30% en el consumo final doméstico y del 100% como insumo para la gastronomía. Esta aceleración se verá intensificada ante la reducción de la lista de productos que estaban incluidos en la canasta del programa Precios Cuidados.

Un informe de la CAME destaca que el precio al que se enfrentan los consumidores equivale a 8 veces el valor que percibe el productor. Esta dispersión en los precios se distribuye entre el eslabón de la distribución, representada por los supermercadistas, como así también en la industria que no invirtió como debía y pudo ya que al tiempo que incrementó sus niveles de rentabilidad redujo la tasa de inversión.

En este sentido es importante destacar el rol de las medidas proteccionistas implementadas entre 2003 y 2015 en pos de cuidar a la producción y el empleo nacional, haciendo énfasis en las PYMES como así también el papel de la administración de precios y el comercio en defensa del bolsillo de los argentinos. Esto a su vez se tradujo en el empoderamiento ciudadano del Programa Precios Cuidados que significó la apropiación de la medida por parte de los consumidores lo que permitió que aun contra su voluntad el actual gobierno, aun con menos productos, haya prorrogado por tres meses más el Programa.

Santiago Fraschina