A todo tarifazo suspendido le sigue la extorsión. El caso de Edenor y su “pesada herencia”

En los últimos 10 días, el diario La Nación intensificó su campaña favorable a la implementación del tarifazo, por supuesto operando en nombre de Edenor y de Edesur. En efecto, se trata de dos artículos vergonzosos que intentan hacerle creer a la población que sin el incremento de tarifas implementado por el Ministerio de Energía y Minería de la Nación, la calidad del servicio, las inversiones y el pago de sueldos en ambas distribuidoras se vendrán a pique. Basándonos en datos de su informe “Memoria y Balance 2015”, dejemos que sea la empresa Edenor quien descubra la extorsión.

“Advierten las eléctricas que sufrirá la calidad del servicio”
Aquí el título de la primera nota a la que hacíamos referencia al comienzo. Fue publicada el 22 de julio. Copete: “La indefinición, señaló Edenor, obligará a paralizar inversiones y recortar gastos; Edesur tiene problemas similares”.

Leemos que “La pelea en los tribunales por los aumentos de tarifas de luz y gas tendrá costos para los usuarios. No se medirán sólo en términos económicos, sino que impactarán en la calidad del servicio en los próximos meses y obligarán al Estado a asistir a las empresas con subsidios para pagar salarios y hacer obras. Al menos así lo entiende Edenor, la mayor distribuidora eléctrica del país por cantidad de clientes, que atiende a siete millones de hogares en el norte y noroeste del Gran Buenos Aires y el norte de la Capital Federal”. Y luego: “Según la empresa, si se extiende la falta de definición sobre la suba de tarifas lanzada por el Gobierno en febrero, se enfrentará a una “insuficiencia de fondos disponibles [que] pondría en riesgo las operaciones de la empresa, que deberá incurrir nuevamente en atrasos en el pago de la energía que adquiere en el MEM [Mercado Eléctrico Mayorista], la paralización de las inversiones y el recorte de otros gastos operativos, de los cuales los salarios representan un 80%”.

Es decir, Edenor nos informa que de no aprobarse la suba de tarifas aplicada por la administración nacional -y pergeñada desde la cámara de empresas energéticas y petroleras con poder ministerial o Ministerio de Energía- la calidad del servicio se verá afectada, se paralizarán las inversiones y habrá recortes de gastos, sobre todo, despidos de empleados.

Ahora bien, en su informe “Memoria y Balance 2015”, informe en el que da cuenta de su funcionamiento integral durante todo el año pasado, la empresa Edenor informó lo siguiente:

“Las inversiones realizadas durante el año 2015 alcanzaron un monto de $ 2.518,22 millones siendo una expresa disposición del Directorio de la Sociedad, priorizar su ejecución por sobre otras erogaciones como una forma de mantener la prestación del servicio público concesionado en condiciones seguras. Es de destacar que ha sido continua la recuperación en el nivel de inversiones, aun considerando que durante el año se mantuvieron vigentes las limitaciones en la disponibilidad de recursos, producto del retraso tarifario y del constante incremento de los costos operativos. Con el objetivo de satisfacer el crecimiento de la demanda, la mayor parte de las inversiones fueron destinadas al incremento de la estructura de las instalaciones, el refuerzo de las instalaciones existentes y a la conexión de los nuevos suministros”.


Fuente: “Memoria y Balance 2015”, Página 49.

Y luego agrega: “En términos comparativos, se aprecia un aumento significativo del nivel de inversiones en los últimos cinco años debido a la aplicación de fondos administrados por el fideicomiso FOCEDE, y por financiamientos extraordinarios otorgados por el Estado Nacional”.

Reflexiones: a) $ 2.518,22 millones de inversiones el año pasado, un incremento sostenido de las mismas desde 2011 y en un contexto de nulo tarifazo; b) Las inversiones fueron priorizadas “por sobre otras erogaciones como una forma de mantener la prestación del servicio público concesionado en condiciones seguras”; c) Las inversiones pudieron incrementarse (recuperarse) aún con “limitaciones en la disponibilidad de recursos, producto del retraso tarifario y del constante incremento de los costos operativos”; d) Las inversiones se volcaron a satisfacer el creciente consumo del pueblo argentino; y e) El fideicomiso FOCEDE creado en 2012 y recuperado por el Estado Nacional a través del Ministerio de Planificación en 2014 resultó ser una decisión acertada, como acertado el hecho de tener el Estado representantes en el directorio. Cuando el Estado Nacional invierte conjuntamente con el sector privado las obras se concretan y las inversiones crecen, sin afectar la demanda ni los bolsillos de la ciudadanía como consecuencia de un incremento en las tarifas, beneficiándose por igual consumidores y empresarios privados. ¿Y por qué decimos empresarios privados? Del informe en cuestión Edenor registró una ganancia neta al cierre de 2015 de 1.142 millones de pesos (Pág. 66).

Volvamos al artículo del diario La Nación. ¿Cómo se explica que “La indefinición [en la aplicación del tarifazo]… obligará a paralizar inversiones y recortar gastos”, cuando el año pasado la empresa incrementó sus gastos y sus inversiones, en un contexto de consumo en ascenso y nulo incremento de las tarifas, reportándole además resultados positivos por 1.142 millones de pesos?

“La pelea por las tarifas comenzó a afectar la calidad de los servicios”
Título de la segunda nota aludida en la introducción. Fue publicada el 28 de julio. Copete: “Preocupa al Gobierno la demora en la restitución de la electricidad; los sindicatos de ambos sectores temen que las empresas no tengan recursos para pagar los sueldos”.

Leemos: “La demora en la aplicación de las nuevas tarifas de luz y gas comenzó a afectar la prestación de ambos servicios públicos, según entiende el Gobierno, que pidió la intervención del Ministerio de Trabajo para que contenga los reclamos de algunos sindicatos y espera cada vez con más impaciencia una definición de la Justicia que convalide mayores ingresos para las empresas del sector”. Y luego: “La semana pasada informó a la Comisión Nacional de Valores (CNV) que si se extiende la falta de definición sobre la suba de tarifas se enfrentará a una “insuficiencia de fondos disponibles [que] pondría en riesgo las operaciones de la empresa, que deberá incurrir nuevamente en atrasos en el pago de la energía que adquiere en el MEM [Mercado Eléctrico Mayorista], la paralización de las inversiones y el recorte de otros gastos operativos, de los cuales los salarios representan un 80%”.

En otras palabras, el diario La Nación y Edenor informan que consecuencia de la suspensión del tarifazo la calidad del servicio ya está siendo perjudicada. Agrega también que de no aplicarse los fondos caerán, se paralizarán las inversiones y habrá despidos.

Sin embargo, en su informe “Memoria y Balance 2015”, informe en el que da cuenta de su funcionamiento integral durante todo el año pasado, la empresa Edenor informó lo siguiente:

1) “Calidad de servicio. A pesar del constante aumento de los costos de operación y la demora en la obtención de incrementos tarifarios en los últimos años, el resultado de las acciones de inversión, mantenimiento y operación de red ha logrado mantener un nivel de calidad de servicio aceptable, siendo la frecuencia media de interrupciones y el tiempo total de interrupciones de los últimos seis años los que se detallan a continuación…”.


Fuente: “Memoria y Balance 2015”, Página 56.

La empresa brinda pues las tablas de la imagen, extraída de su propio informe. Se observa una mejora en los siguientes ítems: “Cantidad de cortes en promedio de cada kVA de los transformadores de distribución”; “Tiempo total de interrupciones en promedio de cada kVA de los transformadores de distribución”; “Cantidad de cortes por clientes” y “Tiempo total de interrupciones por clientes”. En algunos casos las mejoras son sustantivas e incluso registrando los mejores desempeños desde 2012.

Resulta a todas luces evidente que la mejora en la calidad del servicio es totalmente posible “a pesar del constante aumento de los costos de operación y la demora en la obtención de incrementos tarifarios en los últimos años”. En otras palabras, la no implementación del tarifazo no tiene por qué afectar la calidad del servicio. La empresa podría argumentar, cosa que hace, que sus costos operativos (básicamente salarios) se dispararon por la devaluación y la inflación. En ese caso, y justamente por tratarse el servicio público de electricidad de un derecho humano, lo que debe afectarse es la rentabilidad de la concesionaria (1.142 millones en 2015) en lugar de la calidad del servicio. Salvo, por supuesto, que la energía sea considerada una mercancía.

2) En la Pág. 42 del informe oficial, se destaca como “Principales hitos logrados. En el año 2015 la satisfacción de los clientes T1R fue de 79,0% ubicándose el servicio de electricidad en el tercer lugar respecto de otros servicios públicos, con una mejora de 4 puntos porcentuales respecto del año 2014”. Cabe aclarar, como hace la empresa, que la “satisfacción de los clientes” es un indicador que permite medir la gestión comercial de la compañía (Pág. 44). Al respecto, Edenor acompaña el texto anterior con el siguiente gráfico:


Fuente: “Memoria y Balance 2015”, Página 45.

Observemos con detenimiento. La línea violeta es Edenor. Resulta llamativo que si bien la satisfacción de los clientes fue superior a la de 2014, la línea desciende al unir los puntos entre 2015 y 2014. Otro detalle, el incremento de los 4 puntos porcentuales es en realidad en relación a 2013, en un ascenso sostenido desde 2012. En otras palabras, la gestión comercial de Edenor fue vista con mayor satisfacción por parte de los usuarios desde la creación del Fondo Fiduciario FOCEDE, derogado por la actual administración, y sobre todo desde que el Estado Nacional se hizo cargo de la ejecución de las obras y el manejo de sus recursos, a partir de 2014. Clientes más satisfechos implica un mejor servicio. Y el servicio únicamente puede mejorar cuando hay inversiones.

Otro aspecto interesante del gráfico es el incremento en la satisfacción de los clientes de Edesur. Otro aún más jugoso, la alta satisfacción de los clientes del servicio de gas por redes. Y un tercero aún más, la mejora sustantiva en todos los servicios públicos. Cuando los clientes reciben mejores servicios sin necesidad de tarifazo, sin dudas que estamos en presencia de una “pesada herencia” para cualquier administración mercadista.

3) Pasemos ahora al argumento, según Edenor expuso a la CNV que la suspensión del tarifazo derivará en un “recorte de otros gastos operativos, de los cuales los salarios representan un 80%”. En una palabra: despidos.

En la página 60 del informe leemos que “Durante el año 2015 continuó la tendencia creciente de nuestra dotación de personal, pasando de 4.373 empleados en diciembre de 2014 a 4.744 en diciembre de 2015, mostrando un incremento del 8%. La imagen de abajo incluye este texto y el gráfico que evidencia dicho incremento.


Fuente: “Memoria y Balance 2015”, Página 60.

Se lee en la misma página también que “Respecto a los acuerdos salariales durante el mes de junio de 2015 se celebró un acuerdo entre el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, Edesur S.A., el Sindicato de Luz y Fuerza Capital Federal, la Asociación del Personal Superior de Empresas de Energía y la Sociedad mediante el cual se estableció: Un incremento salarial, hasta el 30 de abril de 2016, del 16% a partir del 1° de mayo de 2015 y el 11,8% no acumulativo a partir del 1° de septiembre de 2015. [Y] Un incremento, para el período mayo 2016 a octubre 2016, del 11,9% a calcularse sobre las remuneraciones de abril 2016”.

Y vinculado a ello, leemos en la página 67: “En lo que se refiere a los costos operativos los mismos han registrado un incremento de aproximadamente el 18% respecto al ejercicio 2014, básicamente como consecuencia de los incrementos salariales y de los servicios contratados, producto de la aceleración del proceso inflacionario durante el año 2015”. La imagen de abajo, extraído del informe de Edenor, incluye el gráfico que evidencia el incremento del 18%.


Fuente: “Memoria y Balance 2015”, Página 67.

En fin, en cuanto a la amenaza de despidos realizada por Edenor y el diario La Nación como consecuencia de la suspensión del tarifazo eléctrico, podemos concluir que si en 2015 la dotación de personal saltó un 8%, si en 2015 los costos operativos totales subieron un 18% y si existió un acuerdo en materia salarial entre las partes, y todo esto se verificó en un contexto de nulo incremento tarifario, el problema que Edenor tiene este año no pasa por la suspensión del tarifazo sino por la hiperinflación macrista y la derogación del FOCEDE.

Las preguntas lógicas que emergen de lo anterior son las siguientes: visto que a la población (usuarios y trabajadores) se les erosionó el salario (cerca del 10%) producto de la devaluación, la inflación y el tarifazo, ¿por qué debe ser el usuario y el trabajador el que pague los costos de una inflación deliberadamente desbocada? ¿Qué culpa tienen los empleados de Edenor si los costos operativos del 2016 superan el 18% del año pasado (en relación a 2014) y que no sólo que pudieron ser soportados sin tarifazo sino que además le dejó a la empresa una utilidad de 1.142 millones de pesos? Y por último: ¿Se puede no despedir empleados sin tarifazo? Claro, reduzcan la rentabilidad. A propósito, ¿cuál sería su rentabilidad de aplicarse el tarifazo?

Conclusiones
A través del diario La Nación, Edenor nos informa que de no aprobarse la suba de tarifas aplicada por la administración nacional -y pergeñada desde la cámara de empresas energéticas y petroleras con poder ministerial o Ministerio de Energía- la calidad del servicio se verá afectada, se paralizarán las inversiones y habrá recortes de gastos, sobre todo, despidos de empleados.

Como hemos visto y en función de lo señalado por la empresa Edenor en su informe “Memoria y Balance 2015”, es mentira que sin tarifazo la calidad del servicio se vería perjudicada, las inversiones reducidas y los gastos (con despidos incluidos) recortados. Entre 2012 y 2015, la distribuidora reconoce que la calidad del servicio -que igual dejó mucho que desear- mejoró ostensiblemente a pesar del retraso tarifario. Igual para las inversiones en obras de infraestructura así como en el número de empleados, ambos marcadamente superiores el año pasado en relación a 2014.

Edenor descubre su propia extorsión; y más importante, permite identificar el problema de fondo: no es la suspensión del tarifazo el inconveniente que tanto preocupa a sus accionistas (y a la administración macrista) sino y por un lado, la ausencia del Estado en el sector favorable al interés público y la derogación del FOCEDE, factores que impulsaban las inversiones de forma mixta y exitosa; y por el otro, una inflación desbocada y una plantilla de empleados que evidentemente resulta excesiva para una demanda a la baja, conforme se empeñan en lograr las generadoras y distribuidoras al frente del Ministerio de Energía y Minería de la Nación.

¿Y por qué será que atentan contra el consumo estos insólitos capitalistas, parafraseando a la ex Presidenta Cristina Fernández de Kirchner? Para maximizar rentabilidad sin invertir un centavo. Ya lo anticipó el actual Subsecretario de Coordinación de Política Tarifaria, Andrés Chambouleyron, en junio de 2007 a través del diario La Nación: “Un ajuste de tarifas reducirá el ritmo de crecimiento de la demanda y les permitirá a las compañías invertir en la expansión de las redes y evitar problemas de desabastecimiento en el mediano plazo”. Más claro imposible.

La “pesada herencia” de Edenor que demostró que sin un centavo de aumento en las tarifas podía obtener resultados positivos, incorporar mayor número de empleados, invertir más, mejorar la calidad del servicio y contar con un Estado activo, protagónico y rector del sector que además lo ayudara tanto a nivel ejecutivo (representantes del Estado en el directorio) como en materia de inversiones debía terminar.

Federico Bernal
Bibliografia
Edenor. Memoria y Balance 2015 http://www.edenor.com.ar/cms/files/SP/RI/reportesFinancieros/Anuales/2015repAnual.pdf

“Advierten las eléctricas que sufrirá la calidad del servicio”
http://www.lanacion.com.ar/1920742-advierten-las-electricas-que-sufrira-la-calidad-del-servicio

“La pelea por las tarifas comenzó a afectar la calidad de los servicios”
http://www.lanacion.com.ar/1922423-la-pelea-por-las-tarifas-comenzo-a-afectar-la-calidad-de-los-servicios

OETEC (18/07/2016) El Ministerio de Energía confirma que el tarifazo gasífero es una aberración
http://www.oetec.org/nota.php?id=1933&area=1

OETEC (14/07/2016) Tarifazo “cero”: Edesur y Edenor ganaron más de 1.000 millones de pesos en 2015
http://www.oetec.org/nota.php?id=1924&area=1