Hacia una alternativa de desarrollo para pequeños y medianos productores rurales del país.


En esta oportunidad deseo referirme a la situación actual de los productores agropecuarios del país. El dato más relevante de estos días es la designación del actual presidente de la Sociedad Rural Argentina el Sr. Díaz Etchevehere como Ministro de Agroindustrias (anteriormente Ministerio de Agricultura y Ganadería). De este modo, la política agropecuaria nacional va a quedar en manos, por primera vez desde 1933, del presidente de la agremiación de propietarios de tierras más tradicional del país y que reúne a los dueños de las explotaciones agropecuarias de mayor tamaño, calidad y fertilidad ubicadas en la Pampa Húmeda. La S.R.A reúne a menos de 10.000 propietarios de grandes extensiones fundamentalmente dedicados a la producción ganadera vacuna y al cultivo de la soja y el maíz. Con casi 200 años de existencia representa los intereses del sector rural más concentrado y rico, en gran parte propietario de predios obtenidos tras la denominada “Conquista del desierto”. Desde siempre, sus posturas apuntaron a la consolidación del negocio exportador y sus propietarios no residen en las fincas sino en las grandes ciudades del Litoral, especialmente en la Ciudad de Buenos Aires, en donde disfrutan de los muy elevados beneficios de la explotación agroexportadora. En su historia además, figuran hechos políticos significativos como el total acompañamiento a las dictaduras militares de 1966 y a la que gobernó durante el periodo trágico del genocidio instalado en 1976. Sus principales figuras acompañaron ambos gobiernos desde la palabra y la acción desde el mismo día de su instalación. En cambio fueron furiosos enemigos de gobiernos elegidos democráticamente, como los de Irigoyen, Perón, Illia, Alfonsín y Cristina Kirchner, elegidos por el pueblo.

En síntesis, la política agropecuaria nacional va a estar en manos de un pequeño grupo de encumbrados propietarios de tierras, con intereses contrapuestos a los que representan la inmensa mayoría de los  productores -alrededor del 75% del total- pequeños y medianos agricultores que con su producción nos alimentan diariamente y que no participan del negocio de la renta agropecuaria de la Pampa Húmeda y de la agroexportación .

Esta designación es realmente insolita. Nos trae a la memoria a los propietarios de tierras que en 1912 despertaron la protesta generalizada de los arrendatarios conocida como “Grito del Alcorta” n  a aquellos que en la década de los ´50 resistieron el estatuto del peón y el congelamiento de los arrendamientos y que al final del gobierno de Alfonsín lo insultaron públicamente en los predios de la Sociedad Rural.

Como estudioso de esta temática desde hace más de 40 años no puedo menos que expresar mi profundo desagrado por haberse cedido los destinos de la política agropecuaria nacional a un grupo de usufructuarios de la ocupación militar de las fértiles tierras pampeanas a fines del siglo XIX y permanentes propugnadores de los golpes militares.

Es entonces imperioso,fundamentalmente  en estos momentos,  levantar una propuesta integral de apoyo y respaldo a la tarea de nuestros hermanos y hermanas productorxs del sector agrario argentino que diariamente ponen todo su esfuerzo personal- con sus respectivas familias- y su dedicación a la construcción de un sector productivo que sea capaz de brindar alimentos adecuados a la población urbana de todo el país

Es por ello que considero imprescindible postular un Programa de Accion Inmediato para fortalecer el espacio de la agricultura familiar, de los campesinos, de los pequeños arrendatarios y medieros y de todos aquellos que con sus familias viven y trabajan en el sector agrario nacional y– que son la contracara de los especuladores financieros de la soja . Este Programa a detallar se debe sostener  para fortalecer un proyecto de sociedad cada vez más justa, equitativa y solidaria.

El Programa que propongo se adopte por las fuerzas políticas y sociales que aspiran a concretar un desarrollo rural ecológicamente sustentable en un país integrado y con justicia distributiva recoge varias herramientas fundamentales puestas en marcha entre los años 2003 y 2015 con ese objetivo Pretendo así incorporar  otras acciones a fin de profundizar un apoyo significativo al fortalecimiento del espacio social de la pequeña y mediana producción agraria nacional, proveedora de más de la mitad del consumo en alimentos de  las familias argentinas y responsables del cuidado adecuado de la tierra y de su rol de principal factor productivo  al servicio del desarrollo del consumo masivo de nuestra población,.

Estas son las medidas esencialles que postulo

  1. Urgente reglamentación de La ley de apoyo a la agricultura familiar sancionada a fines del año 2014 y su correspondiente puesta en ejecucion que incluya planes de colonización mediante emprendimientos solidarios, en tierras fiscales o como resultado de su Siciónición a propietarios que no las explotan, a través del Banco de Tierras  incluido en la citada  Ley
  2. .Restitución del rol estratégico de la Secretaria de Agricultura Familiar,institución estatal que había comenzado a desplegar una efectiva y avanzada polìtica dos años antes del cambio de gobierno y que ha sido cercenada y disminuida por el actual gobierno  Para lograr esta necesaria profundización  es preciso dotar a dicha Secretaria de los recursos financieros y técnicos asi como del plantel de profesionales apropiados para su tarea destinada a alcanzar el desarrollo integral y solidario de la agricultura familiar
  3. Amplia r y profundizar las políticas de innovaciòn técnica, de diversificación productiva, de capacitación y de ordenamiento territorial,con la consiguiente dotación de infraestructura social en el pleno respaldo a la agricultura familiar, con la participación del INTA , las instituciones qué se diseñaron para acompañar este proceso como el CIPAF y la renovada y fortalecida Secretaría de Agricultura Familiar

4.. Creación inmediata de un Banco de Crèdito Rural para financiar a tasas de interés subsidiadas las  nuevas experiencias de colonización rural de carácter solidario  Este Banco deberá  organizarse como sus similares de Brasil y Mexico y destinarse de modo exclusivo a l la consolidación y el desarrollo integral de los pequeños y medianos productores rurales del país en el marco de un Plan participativo a poner en marcha

5.Reanudacion de las políticas de comercialización de la producción agropecuaria de los agricultores familiares que llevara adelante la Secretaria de Comercio Interior de la nación y que la actual administración clausuró en beneficio de los grandes supermercados Este Programa avanzó con singular éxito para instalar el comercio  de precio justo para el productor  y propició la eliminación de la intermediación que aumenta el costo de los alimentos de la canasta familiar en las postrimerías del gobierno anterior Puesta en marcha  inmediata de programas que vinculen a los productores directamente con los consumidores mediante acuerdos interprovinciales a través de la creación de mercados populares en todas las ciudades del país que ofrezcan bienes de consumo imprescindibles para una sana alimentación de los sectores populares a precvios accesibles para todos los consumidores.Acciones directas para la determinaciòn de precios sostén para productos afectados por practicas monopsònicas o de intermediación abusiva

  1. Impulso decidido a estrategias de desarrollo rural territoriales acordes con la características productivas y socio ambientales de las diversas regiones del país que garanticen la soberania alimentaria , la salud de las familias productoras y la producción agroecológíca sustentable… Apoyar y reforzar la planificación rural territorial en la que ha estado trabajando recientemente el INTA donde la tierra sea un bien de producción social y no de carácter especulativo En la misma dirección las nuevas iniciativas de colonización rural solidarias y  la tecnologia apropiada para la producción de alimentos en el marco de la soberania alimentaria diseñada con amplia participación popular deberá descartar  agroquimicos dañinos para la salud de los pobladores en el sector rural y para el consumo masivo en los ámbitos de comercialización final desechando toda clase de prácticas productivas que incorporen tecnologías a cargo de empresas multinacionales  lasque generan daños irreparables en la salud de la población que produce y consume.

7.Organización  de los productores auspiciada por el Estado que garantice una efectiva instancia participativa para la defensa de sus intereses específicos, para la puesta en marcha de programas de colonización solidarios,para la regularización dominial de las tierras, para el respeto a las modalidades colectivas de explotación de la tierra de  de los pueblos originarios y para  la profundización de políticas estatales de acrecentamiento de beneficios económicos y sociales Dotación de equipamiento social para una mejor calidad de vida de la población rural que incluye vivienda adecuada, salud  garantizada ,acceso a instancias educativas locales,regionales y nacionales de todos los  niveles  Respaldo total  a las iniciativas que en esa última dirección están desarrollando organizaciones del campesinado del interior como la Universidad montada por el MOCASE Via Campesina en Santiago del Estero

Todo este programa debe ser  incorporado  a la propuesta colectiva de otra economía ru ral para contraponerse al espíritu reaccionario de quienes hoy van a pretender colocar a los organismos estatales de conducción de la política nacional de manejo del sector agrario al exclusivo servicio del agrobusiness exportador y a  la especulacion financiera con la tierra y la producción agraria nacional