MOVILIDAD PREVISIONAL


La movilidad previsional, desde 2009, garantizó una curva ascendente en el poder adquisitivo de las jubilaciones en los últimos años. Al estar su cálculo atado a la evolución de la recaudación de Anses y el nivel de precios, la Ley de Movilidad se mueve de manera “procíclica” respecto de la actividad interna. Esto garantizó que hasta el año 2015 se registrara una mejora constante en los haberes jubilatorios, producto de ajustes superiores al avance del nivel general de precios. Esta tendencia se quebró a fines de 2015, a partir del cambio de régimen económico. La endeblez del mercado de trabajo durante 2016 y el importante salto inflacionario por los incrementos tarifarios, desacoplaron la movilidad previsional del nivel de inflación. Las proyecciones marcan que el declive se revierta levemente en el corriente año. Con la recomposición semestral del 13,3% para el mes de septiembre (28% acumulado anual), se proyecta una tenue mejora de entre el 2% y el 3% para las jubilaciones para el consolidado 2017.

En la presente infografía se busca analizar los efectos de los últimos reajustes previsionales. A tales fines, calculamos la evolución real de la jubilación mínima, neta del efecto inflacionario, y la comparamos con diferentes canastas de consumo. A partir de la información volcada en el informe, se desprenden las siguientes conclusiones sintéticas:

  • En números, se encontró un 13% de deterioro acumulado para el período agosto 2015-2017.
  • Si bien esta caída se compensará con la reciente suba del 13,3%, el avance de la inflación de los próximos meses licuará parte del aumento.
  • En términos de poder adquisitivo, el deterioro gravita entre el 4,1% y el 14,5% desde noviembre de 2015 hasta junio del presente año, dependiendo la canasta seleccionada.
  • Por ejemplo, en el caso de adultos mayores no propietarios, el costo medio de sostener un hogar pasó de $6.456 en noviembre de 2015 a casi $12.130 en la actualidad, esto es, la cobertura del salario mínimo bajó del 67% al 64%, aun contemplando el ajuste jubilatorio anunciado.
  • En el caso de familias propietarias, el deterioro porcentual fue aún mayor. de un valor de canasta básica total de $3.666 a fines de 2015, trepó a más de $7.700 en la actualidad. así, la cobertura del salario mínimo disminuyó desde el 117% a poco más del 100%.
  • En el detalle, la cobertura de las jubilaciones sobe la canasta de productos alimentarios registra hasta el corriente mes de agosto una merma del 3,8%. por su parte, para los rubros de alimentos por fuera del hogar, la baja en la cobertura del ingreso previsional es el 9%, mientras que en indumentaria el deterioro es del 2%.
  • En materia de servicios públicos y servicios de salud como medicamentos, la baja de la cobertura jubilatoria es aún más dramática. acumula un 58,4% y un 69,5% respectivamente, entre noviembre de 2015 y agosto del corriente año.

Infografía – Movilidad Previsional