El modelo de Ciudad PRO


La gestión PRO lleva un total de quince meses de ejercicio de la administración nacional. Sin embargo, Propuesta Republicana ha sido oficialismo por más de nueve años en la Ciudad de Buenos Aires. La CABA constituye el pago chico de este reciente partido político y ha sido la vidriera para catapultarse a la presidencia. Pero el modelo de ciudad PRO presenta tensiones, algunas discretas y otras no tanto. La conjugación de un mercado inmobiliario absolutamente desregulado y especulativo, más un Estado ausente en relación al acceso a la vivienda digna pero presente garantizando el negocio inmobiliario privado, constituyen lo que caracterizamos en este trabajo como Ciudad Expulsiva. La Ciudad Autónoma de Buenos Aires resulta uno de los aglomerados urbanos con mayor proporción de hogares inquilinos en el país. Durante la gestión PRO, la proporción de inquilinos se incrementó hasta contabilizar casi un 38% de los hogares porteños en 2016. Junto con ello, la recesión económica y el ajuste promovido por el gobierno nacional, salarios que ajustaron por debajo de la inflación y alquileres desregulados que evolucionaron al ritmo de los precios, los gastos por alquiler pasaron a ocupar una porción cada vez mayor de los ingresos de los hogares familiares, propiciando asimismo, la expulsión de hogares de menores ingresos hacia el GBA.

Modelo de Ciudad PRO