La deuda eterna


La reciente emisión de un bono a 100 años a una tasa implícita altísima (7,9 por ciento) revela que la política económica macrista amigable con “los mercados” fue ineficaz para reducir el costo del endeudamiento del Estado Nacional. El crecimiento acelerado de los desembolsos por el pago de intereses de deuda resulta muy preocupante. Esta creciente participación de los intereses en el gasto público dificultará, en un plazo no tan lejano, el financiamiento del presupuesto social. En las próximas líneas damos algunas claves para entender en que consiste el Bono a 100 años.
1) ¿Qué es un Bono? Es un instrumento financiero que, en este caso, es utilizado por el gobierno con el propósito de buscar financiamiento. El bono representa una promesa de pago por parte de quien recibe los fondos. El prestamista conoce exactamente la rentabilidad que va a obtener al momento de su compra.
2) ¿Cuál sería la tasa “razonable” de interés? La tasa de interés debería ser igual (o menor) a la tasa de crecimiento económico esperado. En caso contrario, la capacidad de repago estaría muy comprometida.
3) ¿En que consiste el Bono a 100 años? El Ministerio de Finanzas emitió el primer bono a 100 años. Colocó en total U$S 2.750 millones a un interés de nominal del 7,125%. La tasa de interés “real”, porque el bono se entregó a un precio bajo la par, es del 7,9 %. Las cláusulas de la colocación preveen una call action de rescate a 30 años. Eso quiere decir que la Argentina podrá adelantar el pago total del cupón.
4) ¿Hay otros casos en el Mundo similares? Algunos casos: – México –> Bono a 100 años, colocando 1.500 millones de euros a una tasa de interés del 5,75 – Irlanda y Bélgica a 100 años, colocando 100 millones de euros a una tasa de interés de 2,35 Como se puede apreciar las tasas (y los montos) son significativamente inferiores a lo que hizo la Argentina.
5) ¿Quiénes son los beneficiarios? Los grandes beneficiarios son los Bancos Financieros que actúan como entidades colocadoras de los bonos, las mismas son Citi, HSBC, Santander y Nomura. La operación permitió captar 2750 millones de dólares en una hora, aunque los bancos extranjeros recibieron órdenes de compra por una suma cercana a los 10.000 millones de dólares al final de la jornada.

Descargar Informe Completo