Brasil: Golpe a Golpe.


Brasil transita por una crisis política correlacionada con una situación de paridad de fuerzas, que a poco de ser analizadas, muestran ser parte de una disputa universal de proyectos en pugna. La contradicción principal a nivel mundial, desarrollada al interior del unipolarismo financiero, está librando una batalla en Brasil y el multipolarismo que avanza a nivel mundial acumula en este país fuerzas y moviliza en la calles, luego de haber sido desplazado de la función de gobierno por la vía de un golpe institucional, en el marco de una alianza táctica y circunstancial de las dos líneas del capital financiero ahí presentes.

Desde el golpe de Estado para acá, la situación económica, producto del conjunto de medidas de políticas instrumentadas por el gobierno de Michel Temer, es presentada por parte de varios analistas como una crisis general, que es para nosotros una caracterización correcta pero en algún sentido, insuficiente. Porque durante el período en curso, esas crisis han servido principal pero no solamente,  a los grandes bancos para engrosar sus ganancias.  En este sentido debemos trazar el paralelo con la situación Argentina, donde también desde el gobierno, encabezado por el ingeniero Macri, se han instrumentado un conjunto de medidas similares a las tomadas en Brasil, dando por resultado el fortalecimiento de determinados segmentos en detrimento de las mayorías. También en este país, se está librando una batalla a cuya inteligibilidad puede contribuir sólo una mirada geoestratégica universal.

Cuatro jugadores, tres estrategias

 

Definimos a nivel mundial 4 grandes estrategias de poder: dos de ellas conforman el  unipolarismo financiero y las otras dos conforman el multipolarismo no financiero.  Dentro del unipolarismo tenemos dos esquemas de poder que entraron en contradicción abierta desde 2001 (Evento de las Torres Gemelas y el Pentágono, 11 S), con el uso de armas militares, económicas y financieras. Esta contradicción es la principal, tiene al mundo en vilo y marca el ritmo de las contradicciones secundarias.

  • El Unipolarismo financiero continental con centro de poder en EE.UU y que opera como Nafta (EEUU-México-Canadá) detenta un desarrollo industrial tecnológico de avanzada y conduce el Complejo Industrial Militar de esa Nación. Como esquema de poder se encuentra en declinación.
  • El Unipolarismo financiero global sin centro geográfico con base en la conducción de la Red de cities financieras (Wall Street, Nasdaq/Londres/Hong Kong/Shanghái) que, como esquema de poder se encuentra en ascenso.
  • El Multipolarismo universal BRICS, una red de polos regionales de poder a partir del Capitalismo de Estado, en ascenso.
  • El Multipolarismo universal del Humanismo Ecuménico e Inter-religiones, una red de grandes religiones monoteístas, sin centro. En ascenso.

El unipolarismo financiero continental es un esquema de poder en proceso de declinación mundial. Periodo abierto a partir de 1999-2008 con nitidez, cuyo eje instrumental en la proyección de poder es el dominio del poder militar y la guerra militar, regular e irregular como terreno.

  • Que fue dominante a partir de Breton Woods (1944) y hasta 1998 comandaba un esquema dominante que reunía a la Unión Europea y al Japón con su área Asia-pacifico.
  • Que a partir de 2010-2012 deja de explicar el PBI mundial por las Economías Centrales –EC-, que en un 60% comienza a explicarse a partir de las Economías Emergentes –EE- con centro en el Asia-Pacifico.
  • Cuya moneda, Dólar, pierde el respaldo del monopolio del comercio mundial a partir de 2012-2014, cuando el Petróleo se consume en forma dominante por las EE del Asia-Pacifico con centro en China.
  • Que pierde capacidades de condicionar la política de la UE a partir de 2010.

Tres esquemas en ascenso. Periodo abierto definido desde el 2008.

  • El esquema Unipolar global se encuentra en ascenso desde 1989-1991, Caída de la URSS y creación del Consenso de Washington. Se fortalece con la “Caída de la Ley Glass Steagall” en el 1999, en el Gobierno de Clinton y Ministros del Citigroup. Consolida a partir de Diciembre del 2008 con el armado del G20.
  • El esquema Multipolar BRICS, se fortalece a partir de 2010, con la crisis financiera de la gran banca de la UE: Grecia por Goldman Sachs y España por el HSBC, Barclays, Santander Central Hispano, etc. Donde interviene apuntalando la consolidación de la UE contra la operación del Unipolarismo Globalista. Se consolida a partir de 2014/15, con el lanzamiento de un sistema institucional de Nueva Arquitectura Financiera (Moneda/Banco Desarrollo BAII/ Fondo Fomento/Sistema de Compensación de Intercambios) y Nueva Arquitectura Productiva (Nueva Ruta de la Seda). Consolida posiciones con su ingreso al FMI en octubre 2016, su respaldo de moneda por tener gran acopio de Oro y consolidar su Bolsa de Oro de Shanghái, y su segundo respaldo de la crisis de la UE frente a un nuevo ataque/corrida financiera globalista.
  • El esquema Multipolar Ecuménico Humanista e Interreligioso se fortalece con la crisis del 2010 que debilita al Santander CH y a Tarsicio Bertone, y con la abdicación de Benedicto XVI. Y se consolida con la elección del Papa Francisco.

 

La UE no existe con escala de esquema de poder, sólo puede serlo en tanto es parte de un esquema existente.

La UE como bloque de poder Continental (sin poder militar ni financiero) con fortaleza en sus capacidades estratégicas en el campo industrial, científico y tecnológico, sólo puede proyectar poder en tanto se articule a los esquemas Multipolares. Esquemas que no requieren que se disuelva como UE.

El Unipolarismo Global requiere la disolución de la UE como Bloque o Unidad, para absorberla a partir de Red Citis Financieras en Europa y que con el triunfo de Macron en Francia da una señal en esa dirección. Ello solo es posible en un escenario de guerra financiera abierta, gran corrida financiera (Brexit, Migración Masiva, etc.).

El Unipolarismo Militarista no puede, por fuera de un escenario de guerra militar mundial, aspirar a recuperar el control sobre la UE.

Brasil y cada nación son escenarios para estos esquemas de poder Dichos esquemas son procesados al interior de cada territorio de acuerdo con la correlación de fuerzas internas Es por ello que tratamos de, al menos, aproximar a caracterizar algunos aspectos de dicha correlación en Brasil.

Brasil. La economía

Desde la asunción de Temer en Brasil[1], el 31 de agosto de 2016, el Congreso no ha significado ningún obstáculo para la aprobación de paquetes de leyes de “reforma” y/o vulneración de derechos sociales y laborales. Sin chistar ni sonrojarse, aprobaron un techo al gasto público por 20 años, y con ello su inevitable impacto sobre el gasto en salud y educación, minando el salario indirecto, a lo que sumaron leyes de vulneración de derechos de los trabajadores (la reforma laboral recientemente aprobada autoriza a la contratación de trabajadores tercerizados en varias actividades, liberando a los empresarios del pago de cargas sociales y otros costos asociados al empleo formal), impactando también sobre el salario directo.

En este combate, el capital financiero, no ha mostrado fisuras. En el contexto de una aguda recesión, observable en una caída acumulada de 7.5% del PBI en 2015-2016, la actividad disminuida, suma trabajadores a las filas del ejército de excluidos, llevando la tasa de desempleo del 5,5% en 2014 al 13% en la actualidad, la friolera de unos 14 millones de brasileños sin trabajo.

A la par de los recortes, desde 2015, la tasa de interés real, expresión indirecta de la plusvalía apropiada por el sector financiero, ha venido aumentando considerablemente, impactando todo ello en el nivel de actividad por el lado del consumo y de la inversión, idéntica medicina que bebe la Argentina.

Si se observa la producción industrial, ella muestra una caída superior al 20% y un uso de capacidad instalada cercana al 70% en 2016, habiendo sido del 82% en 2015. Es decir, un golpe a la demanda interna es, a la vez, un golpe a la actividad industrial que solo podría ser revertida por ventas en el mercado externo.

Pero con independencia del efecto que las medidas tuvieron en la contención de la inflación (5% de 2016 contra 10% de 2015), el tipo de cambio da cuenta de una valorización del Real (de un 30% en 2016,) al punto de impactar también sobre las exportaciones industriales, estancando e incluso disminuyéndolas y favoreciendo las importaciones de insumos intermedios (sector nada desdeñable en Brasil), aunque compensado por la caída de las mismas en bienes de capital (producto del desincentivo a inversión productiva).

De modo que consumo, inversión y exportaciones son tres motores que están enfriándose aceleradamente, dando por resultado expectativas de crecimiento cero  o negativas para el año en curso.

Por otra parte, si bien la cuenta servicios del balance de pagos es deficitaria como consecuencia del fuerte giro de utilidades de empresas transnacionales, las altas tasas de interés posibilitan al igual que en la Argentina, el ingreso de divisas con fines especulativos, en un contexto de valorización de la moneda doméstica con inflación en 5 puntos y por tanto, aunque nominalmente descendente, tasa de interés creciente en términos reales.  Sabemos que esta compensación debilita la independencia económica de una nación y condiciona seriamente a mediano plazo su soberanía política.

También en Brasil, como en Argentina, las cosas se presentan desde la intelectualidad orgánica, tergiversadas. En vez de buscar la manera de subir la recaudación tributaria partiendo de que ésta es insuficiente, se parte del gasto público excesivo. Como consecuencia ajustan erogaciones en salud, educación, programas sociales, todo lo relacionado al salario indirecto, intentando un “equilibrio” de las cuentas públicas. Pero mientras la tasa de interés aumenta y la demanda interna se deprime, la acumulación de capital se detiene y la recaudación se cae. Esa caída es más potente que la reducción del gasto. La reducción del gasto no compensa la caída de la recaudación. Ergo, como la lógica no cambia, toda reducción se vuelve insuficiente y, en consecuencia, se profundiza el ajuste y se vuelve eterno.

La caída de la actividad obviamente impacta sobre la demanda de fuerza de trabajo. Con  la reducción del salario indirecto y el desempleo creciente, el salario real cae. La caída del salario real es un objetivo de política de gobierno pues, tergiversando nuevamente la realidad, se piensa que un salario inferior conduce a un empleo mayor, cuando lo único que conduciría a un nivel de empleo mayor, sería una expectativa de ganancias en alza, en parte, consecuencia de ventas potencialmente crecientes.  Esa vieja teoría demostradamente falsa para los objetivos macroeconómicos de crecimiento de un país, sólo es útil a un capital de escala global que busca un salario mundial cercano a los salarios de súper explotación de fuerza de trabajo vigentes en ya varios países del mundo. Pero es totalmente dañina para la plusvalía de los capitales que viven del mercado interno. De modo que puede verse lo acertado del desenlace sólo en clave global o concluir simple, pero equivocadamente, que son errores de política.

La política de tierra arrasada para que llegue el capital salvador, es ya a esta altura de la historia, largamente conocida. En Brasil cuando se mira de cerca, sólo ve medianamente acomodados a los bancos y con diferencias entre ellos según el grado de exposición y composición de sus negocios. En general todos están salvados con la colocación de deuda estatal a altas tasas que les proporcionan rendimientos que más que compensan el debilitamiento de sus carteras como consecuencia del impago de individuos (hipotecas o créditos para viene durables) y pymes. Y como no tiene que reparar en cuidar esos clientes, sencillamente aumentaron las tasas a niveles exorbitantes produciendo por tanto una inusitada cantidad de adquisiciones de inmuebles que fungen de garantía.

Como en la Argentina, también en Brasil, la política de contención del tipo de cambio vía tasa de interés elevada, genera un ingreso de divisas con fines especulativos que a largo plazo sólo puede mantenerse con exportaciones crecientes, porque tarde o temprano la deuda será exigida.

Con las exportaciones planchadas se hace posible imaginar la liquidación de activos estatales. Tanto Brasil como la Argentina, poseen activos estatales apetecidos por el capital financiero. De modo que imaginar un futuro de privatizaciones no parece algo alejado de la realidad. La Argentina ya empezó a caminar en ese sentido. La lógica consiste simplemente, desde el proyecto en función de gobierno, debilitar el funcionamiento de las mismas, ponerlas en tela de juicio presentándolas como espacios de “corruptela populista”, y proceder a su liquidación repitiendo la historia que ya protagonizo entre 1991-2001.

Ese es el contexto económico general en el que se produce e inicia el golpe de estado, el 18 de mayo de 2017, contra Temer (mediante  instrumentación mediática-judicial) que en realidad es un golpe a la línea global del capital financiero que tanto en Brasil como en Argentina se encuentran en posición de gobierno.

La razón de las medidas de política económica recesivas, destructivas de la trama industrial interna, que dejan tierra arrasada, opera en la contradicción fundamental restando potencia al movimiento obrero organizado en su capacidad de organización,  lucha y, por ende, a sus demandas. Pero también opera sobre una parte del capital financiero de carácter productivo asentado en la industria y fundamentalmente sobre el complejo industrial militar, generando por tanto las condiciones para  alianzas tácticas entre conducciones diferentes.

¿Qué condiciones internacionales hicieron posible el inicio y desarrollo de este golpe de Estado en Brasil, ahora contra Temer cuando ayer nomás fue con Temer?

El lanzamiento en el Foro Internacional “Cinturón y Ruta de la Seda” celebrado el 14 y 15 de mayo en Pekín, que es el lanzamiento de una iniciativa económica estratégica a favor de los países emergentes y en desarrollo. La Ruta terrestre y marítima conecta China y Asia con Europa, incluye 65 países con 4.400 millones de habitantes, el 63% de la población mundial, y casi el 30% del PIB global. Una Iniciativa económica estratégica, en una situación mundial donde los esquemas financieros de poder unipolar se encuentran paralizados, que tiene la capacidad de convocar e incluir a la mayoría de los intereses y que incluye a también a empresas transnacionales con sus CEO´s.

Las condiciones internas del Brasil, con los movimientos populares de pie y ciertas líneas del capital relativamente castigadas por el proyecto actual operan en favor de una situación de alta inestabilidad y potenciales cambios en el corto plazo.

Brasil. La política

 

Una situación de crisis para ser provocada requiere de sorpresa, generación de  cierto nivel de incertidumbre y necesidad de la toma de decisiones de forma más o menos urgente. La sorpresa fue la aparición pública de una “escucha” que involucra al Presidente Temer en forma directa en hechos de corrupción y en relación al caso Lava Jato como con el golpe de Estado a Dilma Rousseff. Dichas escuchas fueron filtradas por la Red Globo y el filtrador entonces es el que aparece como el informante de un hecho de corrupción grave pero que a esta altura, sin candidez, puede afirmarse como operación política de desestabilización aportando una cuota de incertidumbre. ¿Por qué la Red Globo filtró la escucha? Evidentemente quiere impactar sobre el proyecto Temer, debilitando su legitimidad. La decisión es reemplazar a Temer.

La pregunta es si es un golpe de mano o un golpe de estado. El suceso en Brasil nos abre la posibilidad de reformularla de la siguiente manera: sólo va a ser un cambio de una persona deslegitimada en la acción de gobierno para que no cambie el esquema de poder en el gobierno; o va a ser un cambio de la figura en el gobierno porque cambia el esquema de poderes en el gobierno. Puesto en relación con la iniciativa que se genera en China/BRICS, las condiciones para un cambio de gobierno y de coalición de esquemas de poder están sólidamente abiertas para Brasil y también para Argentina.

Las noticias en Brasil advertían de una reunión el 8 de mayo de la presidenta de la Corte Suprema de Brasil, Cármen Lúcia con algunos empresarios entre los que se encontraba Carlos Schroeder (director general de Red Globo)[2]. Algunas noticias de aquel país dan cuenta de una coalición que incluye a Red Globo, algunos bancos (Unibanco y Santander), la potente Federación de Industriales de San Paulo y las terminales automotrices. Evidentemente hay en esta coalición muchos heridos por la política económica. Pero lo central es que claramente,  la Federación de Industriales de San Paulo que a nivel global constituyen una línea de capital financiero rezagado, ha incentivado esta crisis. Las razones pueden observarse en los resultados económicos a que los diversos grupos internos están expuestos. ¿En qué esquema jugarán?

Uno de los proyectos con potencial de gobierno puede plasmarse a través del Frente Brasil Popular. La condición de posibilidad es “diretas ja”. La línea multipolar tiene su base de poder en la movilización popular. El FBP está integrado por más de 80 movimientos sociales y tiene su columna vertebral en la CUT, el PT y el MST. En su programa dejan notar este alineamiento cuando expresan en el capítulo referido a la Política Externa en los puntos 74 y 75 lo siguiente:

  • Recuperación de la política exterior independiente, con el fortalecimiento de la integración regional de América Latina y de bloques contra hegemónicos como el BRICS, recuperando la dirección por un nuevo orden mundial basado en la paz, en la autodeterminación de los pueblos y el respeto a la soberanía de las naciones.

 

  • Fortalecimiento de las instituciones regionales como el MERCOSUR, la UNASUR y la CELAC, con prioridad en la consolidación del Banco del Sur (BDS), de los proyectos comunes de infraestructura y de los planes unificados de desarrollo.

 

Entendemos esta declaración como un claro alineamiento en la disputa global con la China/Brics de Xi Jinping, la Rusia de Putin, el Humanismo Ecuménico Interreligioso y su figura principal, el Papa Francisco. Como también entendemos que la Red Globo, y todo lo que representa, intenta debilitar este esquema en Brasil incluso con denuncias falsas de alto impacto y de desmentidas suaves como recientemente acaba de ocurrir, o la negativa al apoyo de elecciones directas para resolver la situación de inestabilidad política dejando fuera de juego al FBP y a Lula.

La iniciativa económica estratégica multipolar universal que se plantea en mayo en Pekín, como podemos observar,  tiene la capacidad de generar realineamientos en los actores en cada país para no quedar fuera, aunque más no sea de los beneficios económicos que se abren. Esto sucede, en el mismo tiempo que una situación mundial, donde las dos estrategias financieras unipolares de poder -sea por Trump o por el Brexit-, se encuentran sin iniciativa estratégica.

Algunas conclusiones de un escenario abierto

 

Observando la situación geopolítica mundial, la potencia creciente del multipolarismo, la crisis irresuelta del unipolarismo, la crisis abierta al interior del capital financiero en Brasil con manifestaciones cada vez más elocuentes en el plano institucional y en el comportamiento de la economía debemos hacer el esfuerzo por intentar dilucidar posibles escenarios al interior de Brasil.

Un escenario de elecciones directas abre una enorme oportunidad a Lula y el FBP, por lo tanto es esperable que, si bien hay una crisis en las alturas del capital financiero de ese país, sigan una estrategia de unidad en torno a la negación de esa posibilidad incluyendo en el juego, meter preso a Lula, proscribiéndolo para las elecciones. Ganar la calle con unidad en la acción será uno de los desafíos más importantes para el FBP. Es claro que la situación internacional le es favorable, se trata de la estrategia al interior capitalizando aquella situación. Esta línea puede cerrar políticamente con BRICS más fácilmente, porque es parte del BRICS desde su lanzamiento y desarrollo de inversiones en Brasil y, por ende, con ello profundizar la brecha que se abrió con el golpe a Temer. Debe recordarse que sería muy sencillo para Lula, si avanza la estrategia del FBP, sumar a las fuerzas del complejo industrial militar brasileño por intereses generales convergentes con el desarrollo estratégico de Brasil.

Si Temer renuncia, y todo parece indicar que la situación camina en esa dirección pero las elecciones directas no son factibles por cuestiones burocrático-institucionales, la estrategia de la línea de los Industriales de San Paulo puede tener una victoria táctica. Pero así como ciertas aspiraciones de los trabajadores de Estados Unidos en la práctica aparecieron sintetizadas en Trump, luego de que Sanders las instalara y “perdiera” la interna en el partido demócrata, toda salida mercado internista genera la posibilidad de alianzas tácticas que luego podrán encolumnar con BRICS.

Todo lo anteriormente expuesto, nos va mostrando cómo los esquemas “internacionales” de poder, Universales y Globales, y la situación de fuerzas por la que atraviesan, marcan momentos que abren periodos de espacio-tiempo que van delimitando escenarios en cada país. Escenarios que guardan relación de posibilidad de resolución con los actores e instrumentos particulares y singulares a cada país. Pero que, en el plano general, tienen en común la situación Universal-Global que abre o cierra, que posibilita o imposibilita, el desarrollo de proyectos estratégicos de país y de región (ej.: Unasur/Celac).

Es esto lo que importa remarcar y dejar en claro que: en medio de una crisis estructural o civilizatoria internacional, donde se manifiesta una perdida en la iniciativa estratégica de los esquemas unipolares financieros, se abre un período de tiempo favorable a la situación de desarrollo de una iniciativa estratégica por parte de los esquemas universales de poder, que viabiliza desarrollos industriales integrales y diversificados con inclusión social (con Estado, Producción y Trabajo; Tierra, Techo y Trabajo; Paz Pan y Trabajo) en países y uniones regionales con terminal en los esquemas Universales.

 

[1] Michel Temer asumió como nuevo presidente de Brasil. En una ceremonia en el palacio de Planalto, el flamante mandatario hizo el juramento del cargo y completará el período que deja Dilma Rousseff hasta fin de 2018. Miércoles 31 de agosto de 2016. Temer asume tras el impeachment (proceso de destitución), que en castellano significa un golpe de estado contra la presidenta electa Dilma Rousseff. Las condiciones internacionales y regionales que hicieron posible esto están en relación con la iniciativa política del unipolarismo global que considera cuenta con condiciones para imponer a Hillary Clinton como nueva presidenta de EEUU, garantizando su continuidad como esquema dominante en el gobierno; a esto se suma que en Argentina el gobierno de Cristina Kirchner, un importante respaldo del gobierno Dilma Rousseff, pierde la elecciones en noviembre de 2015, dando lugar al triunfo de Globalismo unipolar en la figura de Mauricio Macri.

[2] El resto de los asistentes fueron, Candido Bracher (Itaú Unibanco), Flavio Rocha (Riachuelo), Chieko Aoki (Blue Tree Hotels), Luiz Helana Trajano (Magazine Luiza), Paulo Kakinoff (Gol Lineas Aéreas), Pedro Wongtschowski (grupo Ultra y red Ipiranga), Rubens Menin (constructora MRV) Wilson Ferreira (Electrobras), Waler Schalka (Suzano Papel), Betania Tanure (BTA, consultora), Décio da Silva (motores Weg) y Jefferson de Paula (ArcelorMittal Aceros). Al respecto véase la excelente nota de Martín Granovsky en https://www.pagina12.com.ar/39110-manual-para-entender-que-pasa-en-brasil

* Centro de Investigación en Política y Economía –CIEPE-, junio 2017