SECTOR MADERERO Y MUEBLERO


Breve resumen: La cadena de valor foresto-industrial es una de las economías regionales más prolíficas, no sólo en las provincias del noreste argentino, abundantes en bosques nativos, sino también en todos los principales centros urbanos, debido a la capilaridad y tradición cultural que en nuestro país mantienen las actividades nucleadas en establecimientos de carpintería. En la coyuntura, el sector se encuentra castigado por diversos factores los cuales, acumulados, erosionan la rentabilidad del sector. Por un lado, la retracción económica general de los últimos dos años, que desplazó consumo de bienes durables, producto del menor ingreso disponible a nivel agregado. Este efecto redundó en una merma en las ventas en el orden del 25%, afectando en mayor medida a las Pymes del sector. Asimismo, también se produjo una fuerte erosión en los márgenes de las empresas de transformación primaria, producto del proceso interno de inflación de costos que no pudo ser traspasado a los precios en la misma proporción, sobre todo por el impacto de los incrementos tarifarios de la primera mitad de 2016 en una actividad que es altamente dependiente de la energía eléctrica. Por último, se destaca a nivel local la absorción de producción excedente de otras economías, en un marco de flexibilización del régimen comercial. El presente análisis busca realizar una caracterización integral del sector foresto industrial en nuestro país. En primer lugar, analizamos el desempeño de las ventas y la producción en el mercado de los cambios en la economía interna que signaron los últimos años. Posteriormente, se estudia el desempeño comercial de nuestro país en dos grandes bloques. Uno es el de las maquinarias, herramientas, materia prima y productos procesados de bajo componente industrial. Por último, abarcamos la evolución del comercio de las manufacturas de mayor agregación de valor en el proceso industrial, esto es, del conjunto de bienes durables como son los muebles, sillas, y demás manufacturas en madera. Con todo, del análisis cualitativo y cuantitativo del complejo foresto industrial, caben destacar las siguientes conclusiones sintéticas:

  • En el último año se consolidó una merma en la producción local del orden del 10% y una disminución en la facturación de las empresas superior al 25%. La tendencia declinante se desacelera en 2017 pero sigue manifestándose a la baja,
  • Por la caída en las ventas en volúmenes, la industria está trabajando con un 40% de capacidad ociosa. Por ejemplo, las ventas de madera aserrada, que tienen una fuerte correlación con el retroceso de la actividad de la construcción, cayeron más que el promedio.
  • En materia comercial, el panorama no es más alentador. En el último año se produjo un reemplazo de producción local por importaciones, sobre todo en aquellos nichos orientados a segmentos de consumo masivo, sin distinción por diseño o marca.
  • Por caso, en el primer cuatrimestre de 2017 la importación de mesas se incrementó un 97%, mientras que las compras externas de escritorios crecieron casi en un 400%. Por su parte, cómodas, mesas de luz y armarios, registraron sendos aumentos de 89%, 96% y 192%, respectivamente.
  • Por el lado de las exportaciones, disminuyeron fuertemente las ventas de tableros de madera (-84%) y de madera contrachapada (-82,3%, mientras que se incrementaron los envíos de madera en bruto (+11%) y madera aserrada (+3%), lo cual trasunta una tendencia a la reprimarización.
  • Así, las importaciones de muebles terminados subieron casi un 100% en el primer cuatrimestre de 2017, respecto al promedio del quinquenio anterior.

Infografía – Sector Madera y Muebles