Comunicado de Economía Política para la Argentina


Comunicado de Economía Política para la Argentina:

Repudio terminante a la aplicación de la Ley 24.390 (conocida como 2×1) como beneficio a los genocidas de la última dictadura cívico-militar.

El programa de gobierno del macrismo tiene fuertes puntos de contacto con el de la última dictadura cívico militar. Transcurrido un año y medio de mandato, lo único que los diferencia es la legitimidad de origen del actual gobierno constitucional. Es que, en el plano económico, la matriz ideológica que estructura el pensamiento del macrismo es idéntico al de Martínez de Hoz, y mantiene una continuidad indisoluble con el resto de las experiencias autoritarias a nivel político y excluyentes de las mayorías populares desde el plano socioeconómico.

La destrucción del entramado industrial, priorizando a un sector agroexportador muy reducido es tal vez el aspecto más nocivo del actual modelo. El cierre de empresas y el despido de miles de trabajadores y trabajadoras desde fines de 2015 no es un “resultado no deseado”, sino el núcleo mismo de la política oficial. El fin último es bajar salarios, y eso sólo se puede implementar a partir de un “ejército de reserva” lo suficientemente amplio como para aceptar condiciones abusivas de trabajo.

La toma de deuda –pública y privada- es la herramienta para generar un clima espurio de “veranito económico”. Claro que el festival de deuda redunda en el largo plazo en las crisis de deuda que históricamente han asfixiado a nuestro país, y recaído indefectiblemente en la totalidad del pueblo argentino. Así, en tan sólo dos años, Argentina va a pasar a triplicar su stock de deuda externa. Además, el peso de los intereses cada vez empieza a pesar más en las finanzas nacionales, lo cual empieza a constituir una bola de nieve que será difícil de frenar.

El modelo de apropiación de renta por parte de los sectores concentrados también gravita en el influjo de capitales golondrina, consecuente valorización financiera y posterior fuga de capitales. La histórica “bicicleta financiera” que los proyectos neoliberales implementan para favorecer a los principales jugadores del mercado transita en la actualidad por su mayor esplendor. Con tasas en pesos en niveles exorbitantes y un dólar planchado, ninguna actividad productiva es rentable: el modelo económico macrista sólo ofrece incentivos para la inversión especulativa.

La aplicación del modelo económico de la dictadura se implementó a sangre y fuego. El Estado autoritario, recurrió al genocidio de más de 30.000 compañeros y compañeras para intentar borrar de la memoria popular la lucha por la justicia social y la redistribución del ingreso. En la actualidad son los civiles cómplices y copartícipes de la dictadura, favorecidos de ese modelo para pocos, quienes ejercen su influencia presionando a los distintos poderes para reinstaurar las leyes de la impunidad. No es casual el hecho de que la mayoría que posibilitó este reciente fallo haya sido constituida a partir del voto de los dos jueces supremos recientemente nombrados por el gobierno de Mauricio Macri.

El piso de derechos y conquistas de los últimos años es la única barrera de contención para estos avances. Sólo a partir de una sociedad movilizada y activa, el macrismo tuvo que retroceder en decisiones antipopulares como eliminar el feriado del 24 de marzo, el nombramiento de Lopérfido como Ministro de CABA, la elección por decreto de los Ministros de la Corte Suprema, la modificación de la Ley de Movilidad para los jubilados, entre otras. No obstante, en los últimos días, desde diferentes estamentos de la vida institucional argentina se han gestado una serie de acciones que facilitan un “clima” propicio para avanzar contra estas conquistas. Por caso, son botones de muestra la resolución de la corte (Fallo Fontevecchia) que anula la jurisdicción revocatoria de la Corte Interamericana de Derechos Humanos sobre la Corte Suprema, o la iniciativa del Episcopado para una supuesta “reconciliación” entre represores y familiares de víctimas, lo cual no es otra cosa que una intentona de reinstalar la teoría de los dos demonios.

Este colectivo de cientistas sociales, se manifiesta preocupado por el rumbo económico y político que está tomando nuestro país. Además, como ciudadanos preocupados por lo que debe ser una política de Estado en materia de derechos humanos, nos sentimos agredidos por un fallo que sienta un precedente de retroceso histórico, que ofende a familiares de detenidos desaparecidos y a la sociedad toda, sembrando un jalón de impunidad para proteger a los responsables del daño económico y social que la matriz financiera y la deuda externa están generando. Por todo lo anterior, decidimos.

  • Repudiar de manera terminante la aplicación de la derogada Ley 24.390 (conocida como 2×1) a los genocidas represores, condenados por los delitos de lesa humanidad de la última dictadura cívico-militar.
  • Reconocer la lucha histórica de todos los organismos de derechos humanos en la argentina. Con su persistencia inclaudicable y pacífica, han logrado sostener viva la memoria, a pesar de los intentos de los sectores funcionales a los represores para esmerilar la búsqueda de verdad y justicia.
  • Reivindicar la política implementada por los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner, de fortalecimiento de los procesos constitucionales de juzgamiento a los represores, a partir de una firme vocación de jerarquizar las banderas de “memoria, verdad y justicia”.
  • Rechazar el plan económico del macrismo, correlato exacto del modelo de exclusión, hambre y expoliación implementado por Martínez de Hoz.
  • Adherir a la convocatoria de los Organismos de Derechos Humanos para el día miércoles 10 de mayo a las 18 hs en la Plaza de Mayo, en pos del rechazo masivo de este fallo indignante, que agravia no sólo a los familiares directos de las víctimas del terrorismo de estado sino a todo el pueblo argentino.

Descargar solicitada (click aquí)

ADHESIONES:

  • Ackerman, Esteban
  • Adaro, Roberto
  • Aguilar, Paula
  • Albertal, Claudia
  • Allami, Cecilia
  • Álvarez, Iñaki
  • Alvarez, Fernando
  • Álvarez Hayes, Sebastián
  • Andujar, Carlos
  • Amarilla, Cristian
  • Amico, Fabián
  • Arana, Mariano
  • Arancibia, Inés
  • Aronskind, Ricardo
  • Ascencio, Débora
  • Asiain, Andrés
  • Ausas, Fernando
  • Barberena, Mariano
  • Barberis, Julián
  • Barletta, Martin
  • Barneix, Pablo
  • Barnia, Rita
  • Basso, Fernando
  • Basualdo, Federico
  • Batakis, Silvina
  • Bedoya, Magalí
  • Bergstein, Hernán
  • Berlo, Sabrina
  • Bertoni, Ramiro
  • Bianco, Carlos
  • Biscay, Pedro
  • Bocco, Arnaldo
  • Bogado, Ramiro
  • Boido, Gastón
  • Bortz, Pablo
  • Burgos, Martin
  • Buccella, María Emilia
  • Cagnani, Federico
  • Calvo, José Luis
  • Carcamo, José Salvador
  • Casparrino, Claudio
  • Carpenter, Sergio
  • Castelli, Federico
  • Castro Puyrredon, Hugo
  • Chouza, Sergio
  • Cibils, Alan
  • Coluccio, Jorge
  • Contreras, Juan Cruz
  • Costa, Augusto
  • Crespo, Eduardo
  • Crivelli, Agustín
  • D´Attellis, Agustín
  • Daud Enzenhofer, Alan Hernán
  • Denaro, Julián
  • De Santis, Gerardo
  • Di Bella, Martin
  • Enríquez, Juan Pablo
  • Epelbaum, Germán
  • Español, Paula
  • Fal, Juan
  • Farías, Romina
  • Feinstein, Horacio
  • Feletti, Roberto
  • Fernández, Juan José
  • Fernández Bugna, Cecilia
  • Ferreyra, Martín Alejandro
  • Fidel, Carlos
  • Filipetto, Sonia
  • Fiorito, Alejandro
  • Fontanini, Horacio
  • Frank, Cristian
  • Fraschina, Santiago
  • Fucci, Pablo
  • Gahn, Santiago
  • Gallo, Marcos
  • Gandulfo, Alberto
  • García, Cecilia
  • Gaudelli, Facundo
  • Ghibaudi, Javier
  • Girado, Gustavo
  • Girardin, Leonidas Osvaldo
  • González Bonorino, Cecilia
  • Gorenstein, Silvia
  • Gorosito, Eduardo
  • Grasso, Genaro
  • Grondona, Verónica
  • Hang, Guillermo
  • Hernández, Jorge
  • Herrera, Hernán
  • Iñiguez, Alfredo
  • Janda, Marcelo
  • Jure, Virginia
  • Kestelboim, Mariano
  • Kicillof, Axel
  • Lacalamita, Claudia
  • Lalanne, Pablo
  • Landriscini, Graciela
  • Letcher, Hernán
  • Liffourrena, Diego
  • López, Artemio
  • López, Antonio
  • López Accotto, Alejandro
  • Lucero, Juan Cruz
  • Lugones, Gustavo
  • Lugones, Marcela
  • Macchioli, Mariano
  • Malic, Estanislao
  • Mancinelli, Jorge
  • Mancussi, Esteban
  • Mangas, Martin
  • Manzanelli, Pablo
  • Martínez, Javier
  • Maques, Osvaldo Daniel
  • Maques, Sebastián
  • Marrón, Amilcar
  • Mattos, Ernesto
  • Mazzón, Marcelo
  • Medici, Florencia
  • Menduiña, Juan Ignacio
  • Messina, Luis Alberto
  • Miceli, Felisa
  • Molinero, Jorge
  • Mondino, Lisandro
  • Morero, Hernan Alejandro
  • Muracciole, Adrián
  • Nagy, Camila
  • Nahon, Cecilia
  • Nieto, Cristian Andrés
  • Nunes Chas, Breno
  • Orfeo, Graciela
  • Ortiz, Juan Manuel
  • Otero, Alejandro
  • Pafundo, Carlos
  • Panigo, Demian
  • Pasquale, Leonel
  • Pastrana, Federico
  • Pérez Almansi, Bruno
  • Pérez Candreva, Leonardo
  • Pérez Todoroff, Emilio
  • Pizarro, Andrés
  • Porta, Fernando
  • Portnoy, Víctor
  • Quinodoz, María José
  • Rampinini, Anahí
  • Ricciardino, Cesar
  • Ricciardino, Gabriela
  • Retamar, Soledad
  • Rodríguez, Gustavo
  • Rodríguez, Javier
  • Rodríguez, Paula
  • Rofman, Alejandro
  • Roger, Diego
  • Roig, Alexandre
  • Rojas, Roberto Walter
  • Rossi, Delfina
  • Rovelli, Horacio
  • Rua, Magdalena
  • Rubinzal, Diego
  • Sacco, Eva
  • Salatrini, Andrea Gabriela
  • Saller, German
  • Sánchez, Jorge
  • Sánchez, Valeria
  • Santarcangelo, Juan
  • Sbattella, Antonia
  • Sbattella, Jose
  • Scaletta, Claudio
  • Seain, Carla
  • Seijo, Rubén
  • Selva, Rafael
  • Serruya, Rubén
  • Siaira, Guillermo
  • Soloaga, Sergio
  • Soltz, Hernán
  • Stolzing, María Eva
  • Suarez, Jose Luis
  • Sued Pablo
  • Taverna, Agustina
  • Tarditti, Esteban
  • Tenewicki, Marta
  • Tortul, Vanesa
  • Trinelli, Arturo
  • Uller, Maximiliano
  • Urman, Diego
  • Vaccarezza, Federico
  • Vallejos, Fernanda
  • Vanoli, Alejandro
  • Vilardebo, Laura
  • Wierzba, Guillermo
  • Wittwer, Nicolás
  • Yann, Dasso