Ministerio de Energia, un coto de caza.


Un querido tío mio  , ya fallecido hace tiempo, me solía repetir cuando yo era joven y una noticia política se presentaba como una circunstancia muy desagradable que tal información  , primero, le daba asco, y luego le producía una repugnancia pareja.

Me parece muy bueno traer a colación este recuerdo por lo sucedido el miércoles 12 pasado en la cúpula del Ministerio de Energía  Ese dia el segundo en la citada cúpula de ese ministerio ,el sr. Juan C Sureda presentó su renuncia con una nota muy dura y plagada de fuertes  descalificativos acerca de la gestión actual del ministroi Aranguren

Por el tenor de la nota se descubre un conflicto muy serio que el Sr Sureda levanta como justificación de su renuncia. Los dos motivos centrales que esgrime el Sr. Sureda para abandonar su cargo son el estilo “autoritario” del manejo por parte del Ministro de la gestión oficial y el hecho insólito que impidió al corresponsal en la Argentina nada menos que del Wall  Street Journal de Nueva York, vocero de los intereses del principal espacio financiero  a nivel mundial, la Bolsa de Valores de la citada ciudad, ingresar al ministerio para asistir a una entrevista con el Sr.Sureda. Debe ser un hecho de prohibición  inédito en la historia argentina. Por supuesto el sr Sureda puede ser entrevistado por el referido periodista en un bar de la esquina  del Ministerio loque el Ministro no podrá impedir por lo que su actitud, de ser cierta la afirmación del Sr. Sureda, es de una torpeza inigualable.

Pero en rigor de verdad a poco de escarbar en la realidad se descubre el muy posible motivo que sería la causal del entredicho que llevó a la voluntaria deserción del virtual vice ministro de Energía de su cargo tan importante. Para encontrar tal motivo es preciso recordar quienes son estos dos personajes nombrados por el Presidente Macri  para conducir desde el 10 de diciembre de 2015, la política energética nacional Uno, el ministro, fue hasta  poco tiempo  antes de ser nombrado el presidente y gerente general de la empresa Shell Argentina, subsidiaria de la gran unidad productiva anglo-holandesa en los negocios del gas y petróleo a escala mundial, y nunca( que se haya comprobado) vendió sus acciones en la citada empresa. El otro funcionario implicado en esta conflicto fue funcionario prominente de PAE ( sigla de Panamerican Energy )Iuna gran multinacional destacada en nuestro país por realizar tareas de explotación petrolera y gasífera en el sur de la Patagonia, en particular en petróleo convencional de la provincia de Chubut .Estos dos ciudadanos argentinos  son ( o fueron si Sureda efectivamente abandona su cargo y su renuncia es aceptada) los responsables de la política petrogasifera del país. Sin plan conocido ambos avanzaron en caminos divergentes Mientras el Sr. Aranguren es partidario de grandes inversiones en la zona de Vaca Muerta ,( parte importante de la”herencia maldita” del kirchnerismo) el Sr. Sureda defiende otra estrategia, que lo vincula, en sus consecuencias reales,a los intereses empresariales de su hasta no hace mucho tiempo conchabo importante .Pretende que los fondos se dirijan primordialmente hacia las explotaciones petroleras tradicionales de Chubut,donde están las inversiones de PAE , que se verian afectadas de destinarse los mayores recursos a Vaca Muerta y sugiere que el proceso de inversión en las reservas no convencionales se postergue por unos cuatro años. En una entrevista radial con el periodista Sr Reynaldo Sietecase en FM Radio con vos del dia 12 de abril pasado  “… Sureda se explayó sobre cuestiones de política petrolera que parecieron tener al ex hombre de Pan American Energy, en una vereda, y a Aranguren, ex CEO y accionista de Shell, en la opuesta” ( Raul Dellatorre, Piedra libre detrás de la Vaca Muerta”,Pagina 12,13/ 4/2017,pagina 8)  Estas diferencias aparecen bien claras cuando Sureda explica que no es conveniente desarrollar Vaca Muerta al mimso tiempo que se desarrollan los yacimientos convencionales… (Dellatorre ,op. cit.,página 8) Sureda insistió en que Vaca Muerta hay que pensarlo para dentro de cuatro o cinco años, como proyecto global Dellatorre cierra su texto,en el que comenta las declaraciones radiales textuales de Sureda afirmando que ”La renuncia de Sureda dejó a la luz, otra vez ,un caso en el que se entreveran los intereses de la empresa a la que Aranguren perteneció como CEO y las políticas que impulsa desde su cargo actual”

Las sospechas muy fundadas del periodista de Página 12 inducen a pensar que los CEO y otros muy altos funcionarios de empresas muy poderosas se han venido ubicando en el aparato estatal para fundamentalmente servir de correas de transmisión de las aspiraciones  de los grupos económicos a los que pertenecieron poco antes de ser designados  Es decir que la raíz real del conflicto constituiría la defensa de intereses  de sus recientes relaciones empresariales y que hoy ocupan el espacio decisional que atiende nuestra política energética. Es un signo de los tiempos que  corren. Ex gerentes o altos ejecutivos de empresas de dimensión internacional han copado los cargos ejecutivos del gobierno nacional en las áreas que antes eran referentes de inversiones con el Estado Argentino. Cotos de caza que han quedado en manos de estos personeros del capital internacional. Los expertos del tema, los trabajadores, los técnicos, las universidades, el Congreso Nacional están totalmente ausentes de la consulta y validación de la gestión  No se han preparado planes a largo plazo discutidos con los sectores de la comunidad nacional comprometidos con el  tema

Hasta los  fines del 2015 había un Plan Nacional Energético analizado  públicamente y atacado y defendido por numerosos expertos. Desapareció totalmente. Podía no gustarle a muchos, a lo mejor había que perfeccionarlo o rectificar parte de sus contenidos pero se contaba con una hoja de ruta conocida hacia un horizonte a mediano plazo, que en el caso de petróleo y gas disponía de una empresa con mayoría estatal para llevarlo adelante, que había logrado volver a crecer en extracción de petróleo y gas y  que apuntaba al autoabastecimiento. Estos personeros del capital concentrado a escala internacional sólo gastan su esfuerzo en disputar proyectos a futuro que tienen que ver con los intereses de sus empresas. Shell, que quiere vender sus estaciones de servicio a YPF para dedicarse a importación y refinación. PAE  insiste en su negocio de extracción pero nadie se ocupa de explicar los resultados favorables o desfavorables que tendría cada una de las opciones en controversia. La pelea es dura. Tiene varios momentos en que sus voceros ocupantes del sector del gobierno que se les ha entregado se enfrentan públicamente y con epítetos poco elegantes. Pero la ciudadanía nada entiende ni puede incidir en la discusión del futuro de la política energética porque no hay un diseño de la misma que haya sido sometido a la consideración de la sociedad y de sus legítimos representantes.   Los convidados de piedra somos los argentinos comunes. Ya podremos recuperar nuestra capacidad de decidir sin estos contendientes que parecen manejar nuestros recursos perecederos en beneficio de las grandes empresas que han colonizado nuestro Estado nacional.


 

Contenido relacionado