Créditos hipotecarios – Infografía UNDAV


Breve descripción:

El de acceso a la vivienda digna es una problemática intrínseca a los países en desarrollo. El caso argentino no queda al margen, ya que se estima un déficit habitacional de entre 3 y 4 millones de viviendas. El presidente Macri en las últimas semanas puso un sobredimensionado énfasis en la presentación de los créditos hipotecarios con cuotas mensuales variables, ajustables por UVA. Si bien los créditos indexables vienen a llenar un espacio vacío en el mercado, no dejan de estar viciados de contraindicaciones si no se los diseña de un modo apropiado. En contextos de alta y sostenida inflación, la cuota a pagar se puede volver muy onerosa para las familias, producto de sus correcciones mensuales automáticas, y a su vez desfasadas de los correspondientes aumentos paritarios. Más aún, en casos de pérdida de poder adquisitivo –como el experimentado en 2016- la separación entre las cuotas y el salario puede ser sustantiva, y el peso total de los pagos del crédito puede crecer peligrosamente, medido como porcentaje del ingreso familiar. La presente infografía se estructura a partir de un ejercicio numérico, en el cuál se establecen hipótesis sobre el desarrollo de la amortización de un préstamo en estas líneas de tasa variable. El propósito es mostrar el posible deterioro en la relación entre la cuota y el ingreso, en función a ciertos escenarios posibles. Posteriormente, dedicamos un apartado a la comparación del actual Procrear con la iniciativa inicial del año 2013, para contrastar la lógica funcional de ambos programas. Así, de las principales conclusiones del análisis empírico, se desprende que:

  • En 2016 el peso medio de la cuota aumentó en un punto porcentual, como porcentaje del salario, en tan sólo un solo año. Esto es producto de un aumento de la cuota media de casi $2.500 a lo largo del año.
  • Si se realiza un ejercicio de estimación de escenarios a futuro, se observan resultados preocupantes sobre la posible evolución del peso del pago de los préstamos. Por ejemplo, proyectando un escenario intermedio, se prevé un peso excedente de entre 3% y 5% del total préstamo, producto de que el ajuste de las cuotas no se efectúa en el mismo momento que las paritarias salariales.
  • Así, el deterioro de la relación entre salarios y cuotas sería del 0,9% anual, que a lo largo de la vida total del préstamo implicaría un deterioro de 43,4 puntos porcentuales en el peso medio de la cuota.
  • Por último, si se replican las condiciones de inflación y salarios que se verificaron en el año 2016, el peso de la cuota mensual como porcentaje de los ingresos pasa a ser cercana al 40%, esto es, 13 puntos porcentuales superior al peso inicial.Descargar Infografía- Créditos hipotecarios