Indicador Costo de Vida.


Indicador Costo de Vida. Sectores Populares Rosario

El proceso inflacionario que vive Argentina no cede en los primeros meses de 2017, a pesar de las políticas de ajuste que lleva adelante el gobierno de la Alianza Cambiemos. Si bien la inflación golpea a toda la población, no impacta con igual intensidad en los distintos sectores de la economía.

La población más vulnerable posee un menor margen de decisión respecto a su consumo, prácticamente debe gastar todo su ingreso (no tiene capacidad de ahorro) y su consumo lo realiza principalmente en comercios de proximidad (y no en súper o hipermercados), no pudiendo acceder por ejemplo a las ofertas y descuentos que ofrecen los grandes supermercados.

Este informe pretende dar cuenta de la realidad que viven los vecinos de las zonas vulnerables tomando como referencia una canasta de alimentos armada para un consumo modesto, relevando mensualmente precios en cuatro barrios representativos como son: Casiano Casas, La Sexta, La Lagunita y Mangrullo. Esto desde ya marca una diferencia con el INDEC que toma una canasta de consumo pensada para sectores de nivel medio y relevando precios del Gran Buenos Aires.

Para el mes de marzo, el costo de vida de las familias que habitan los barrios populares de la ciudad de Rosario ascendió a $17.290. Esto significa un incremento acumulado, respecto al mes de diciembre, del 12%.

Destacados de Prensa

El Costo de Vida para una familia de sectores populares de Rosario fue en promedio de $17.290 en marzo de 2017.

Una familia de cuatro integrantes de los barrios periféricos de Rosario necesitó $ 17.290 para cubrir sus necesidades básicas de alimentación, vestimenta, servicios de vivienda y transporte, educación y salud.

Una familia necesitó en marzo $7.011 para cubrir sus necesidades básicas alimentarias.

Un adulto rosarino necesitó gastar en marzo $2.268 para cubrir su canasta básica de alimentos, es decir, para cubrir una cantidad mínima de alimentos y no caer debajo de la línea de indigencia.

El Salario Mínimo Vital y Móvil actual, equivalente a $8.060 no alcanza a cubrir ni la mitad de la canasta básica del sector vulnerable.
Dicho ingreso le es suficiente sólo para cubrir las necesidades de alimentos, quedando por fuera cualquier tipo de gastos del hogar, transporte, vestimenta, salud, educación, etc.

Una empleada de casa particular no llega a cubrir con su sueldo una canasta básica construida para un consumo modesto. Debería trabajar al menos 12 horas por día para cubrirla.

El salario básico promedio de una empleada de casa particulares de tareas generales es de $11.500, con lo cual se requiere un incremento del 50% en dicho salario para poder cubrir la canasta básica de una familia.

Los obreros de la construcción, con un salario promedio de $14.195 no llegan a cubrir la canasta básica total del hogar.

Para poder cubrir el costo de vida de la familia debería trabajar al menos 11 horas diarias.

Los empleados de comercio deberían cobrar al menos $4.000 más para cubrir su costo de vida.

El salario promedio de los empleados de comercio ronda los $13.300 de bolsillo. Aún con el incremento del 20% acordado a partir del 1ro de abril el salario promedio de comercio es inferior a lo necesario para cubrir la canasta básica total.

En relación al monto que se percibe por AUH, el monto actual de $1.243 no es capaz de cubrir las necesidades alimenticias de infantes mayores de 4 años.

El monto de la asignación solo cubre 54% de la dieta de un adulto de referencia. Para alcanzar a satisfacer los requerimientos nutricionales de menores de 15 años, el monto de la asignación debería ser de al menos $1.747 para el caso de una niña y $2.268 para el caso de un niño.

Descargar Informe Completo