Tomá mate


El sector se caracteriza por una oferta primaria atomizada con casi 18.000 productores donde 75% poseen entre 0 y 10 hectáreas, 239 establecimientos secaderos y 132 molinos. Sin embargo, la comercialización final de la yerba mate está oligopolizada en 12 empresas que se distribuyen alrededor de 90% del mercado y, de estas, las 5 más grandes concentran más de 50% de las ventas (Gortari, 2013). En 2016, particularmente durante el mes de abril de 2016 y con continuidad en el mes de junio del mismo año, tuvieron lugar sucesivas medidas de fuerza por parte de productores yerbateros en la provincia de Misiones, explicadas por la agudización de las dificultades para los pequeños productores desde el 10 de diciembre de 2015, en un escenario en donde ya persistían con anterioridad marcadas asimetrías entre actores. En aquel momento, entre las razones de los reclamos se indicó: “la falta de precio sostén, la operatoria en negro, el incumplimiento de los precios y la dilación en los pagos, de hasta 180 días”1. En efecto, a finales de abril los productores interrumpieron la cosecha aproximadamente una semana reclamando el incumplimiento del precio pactado y el pago en efectivo por parte de los molinos, ya que se produjeron casos donde la modalidad de pago fue a plazo hasta 300 días inclusive. Cabe señalar como característica del complejo, el hecho de que la yerba en tanto producto no perecedero brinda, en efecto, la posibilidad de sostener medidas de fuerza. A esta situación se agregó el malestar por el bajo precio estipulado para la materia prima. Mediante la Resolución 72/2016 se fijó para el periodo abril-septiembre del corriente año el kilo de hoja verde en $ 4,803 (con una suba del 16,9% interanual y del 12,4% con respecto al periodo octubre-marzo) y el kilo de hoja canchada en $ 18,031 (suba del 18,8% interanual y del 14,2% con respecto a octubre-marzo). Sin embargo, el laudo del Ministerio de Agroindustria de la Nación determinó en última instancia un precio menor al sugerido de acuerdo a los estudios de la estructura de costos del Instituto Nacional de Yerba Mate (INYM) que arrojaba un importe por encima de $ 5 el kilo de hoja verde puesto en el secadero. De esta manera los pequeños productores yerbateros no lograban cubrir sus costos.

Tomá mate – Análisis del conflicto en el complejo yerbatero