CRISIS EN EL SECTOR LÁCTEO


El sector lácteo se encuentra en uno de sus peores momentos históricos. En primer lugar, la demanda interna languidece por la pérdida de poder adquisitivo. Este escenario no sólo afecta a los productos procesados de mayor agregación de valor, sino que también ya empezó a reducir la demanda de leche líquida y en polvo. Por otro lado, la industria se ve impactada por una reducción en la demanda externa, producto de la abundancia de excedentes en el resto del mundo. Asimismo, el derrumbe de los precios de los commodities lácteos también influye sobre los resultados del sector. Un subproducto de este contexto de recesión mundial es que buena parte de la mercadería producida en el país, que era destinada al comercio internacional, se deba colocar en el mercado interno. Esto ha generado una saturación de la oferta, que afectó los márgenes de ganancia de los tamberos argentinos.

El presente informe analiza la coyuntura del sector en sus diferentes dimensiones. A tales fines, dimensionamos la caída en la producción, la notable baja en el consumo interno de leche y sus derivados, el impacto de la merma del resultado comercial y la compleja situación del caso Sancor. Sintéticamente, entre otros números, encontramos que:

 

– La producción primaria de leche se redujo estrepitosamente. La caída en la producción del 2016 (-14,2%, interanual) fue la más pronunciada de la serie completa (desde 1970).

 

– En el año 2016 se produjo una baja significativa en el consumo de leche. En efecto, se consumieron casi 6 litros menos de leche pasteurizada por persona (interanualmente). En porcentaje, la baja supera el 25%.

 

– Analizando la evolución anual, el consumo per cápita de leche pasteurizada del 2016 se ubicó en niveles exiguos en términos históricos siendo incluso más bajo que el vigente en el periodo de la crisis económica del 2001/2002.

 

– El comercio exterior se desplomó como consecuencia de una disminución interanual en las exportaciones lácteas cercana al 40%. Las exportaciones de leche y derivados totalizaron 712 millones de dólares, cifra menor a los USD 1.173 millones exportados durante el 2015.

 

– La crisis que atraviesa Sancor, la principal exportadora de lácteos del país, es particularmente alarmante. Las exportaciones de la firma cayeron un 60% (en 2016, con respecto a 2015), su producción se redujo un 30% y el balance del 2016 arrojó una pérdida superior a los 2.400 millones de pesos.

Descargar Infografía