Precios y Salarios


El presente trabajo tiene como propósito graficar la situación del comercio minoristas de artículos escolares. Es que, como ocurre todos los años, a lo largo de febrero los catálogos de productos comienzan a remarcarse, de cara a un nuevo ciclo lectivo. Este año, al igual que en 2016, se registran incrementos superiores a la inflación pasada. Por otro lado, bajo la hipótesis oficial de desaceleración en el avance de precios, estos incrementos podrían determinar un fuerte desajuste de “precios relativos”, indicativo indirecto de la complejidad del cumplimiento de la meta inflacionaria por el fuerte arrastre inercial.

A la luz del relevamiento, se desprende que los aumentos en los productos que componen la canasta básica escolar ha sido del 69% (entre febrero 2016 y 2017). Esto responde al mismo contexto inflacionario que se dan en los bienes y servicios a nivel general (entre el 41 y 43% para 2016), y al rubro “Educación” en particular (entre el 31 y 35% para 2016). Entre los productos analizados, un 60% presenta incrementos de precios superiores a la inflación, mientras que más de un 20% tiene subas superiores al 100%, esto es, sus precios más que se duplicaron.

Un último aspecto sustantivo tiene que ver con el contexto de retracción general de la actividad económica. En función a estos números, y después de un 2016 de caída generalizada en el poder adquisitivo de los trabajadores, es esperable que se vean reducidas las cantidades consumidas en los productos escolares, “retrasando” la compra lo más posible, en muchos casos en compás de espera de la nueva ronda paritaria de 2017. Asimismo, se espera una mutación en los patrones de consumo, priorizando segundas marcas, descuentos y promociones.

Descargar Infografía Completa