“Vamos a terracear”


Hace unos días atrás, se instaló el debate acerca de la cantidad “excesiva” de feriados, y el incremento de los costos laborales que esto conlleva. La falacia del argumento – el empleo se vio afectado durante 2016 por la caída del consumo, la apertura importadora y el aumento de tarifas – oculta además la importancia del sector turismo como motor del empleo y la actividad económica a nivel regional. La disminución del número de feriados, lejos de generar mayor nivel de empleo y actividad, probablemente impacte de manera negativa en algunas plazas turísticas como Mar del Plata y Córdoba, donde justamente los niveles de desempleo son históricamente los más altos del país.

El impacto de del turismo sobre la evolución económica El sector Hotelero y Gastronómico1 genera más de 400 mil puestos de trabajo en todo el territorio nacional (41.800 hotelería y turismo; 266.000 gastronomía), lo cual representa 3,59% de los puestos de trabajo totales. Asimismo, considerando los datos del empleo registrado privado del MTEySS computan al segundo trimestre de 2016, 61.300 trabajadores en hotelería y 207.000 en gastronomía, además de 22.300 en agencias de viajes y actividades turísticas. Eso representa el 4,5% del empleo total registrado privado. Pero en ambos cómputos, la distribución no es uniforme: en los principales destinos turísticos -como Mar del Plata, Salta o Córdoba- la proporción aumenta hasta un 6% o 5% del total del empleo. Los magros indicadores de actividad y rentabilidad para la actividad turística en la temporada estival de 2016-2017 tienen un importante efecto en estas economías, altamente dependientes del turismo.

Descargar informe completo