Etapa final del proceso de privatización y mercantilización de la electricidad


“La intención del día de la fecha es continuar con el proceso de normalización del mercado eléctrico argentino. Ustedes recuerdan que en las primeras semanas de nuestra administración, allá por diciembre de 2015, decretamos la Emergencia Eléctrica como una medida primero de reconocer la verdad, de reconocer que teníamos un problema y que teníamos que empezar a resolverlo. La Emergencia Eléctrica no estaba solamente enfocada a lo que es el problema en cuanto a la capacidad de generación sino también al transporte, a la distribución y fundamentalmente a la calidad…. del servicio que podían estar recibiendo los usuarios del servicio eléctrico. Eso requiere de inversiones y de la normalización del sector”. Con esta frase arrancó Aranguren, el CEO-ministro del Grupo Shell, la conferencia de prensa en la que vino a comunicarse públicamente la etapa final del proceso de privatización del precio mayorista de la electricidad y la mercantilización del servicio público para este tipo de energía. A continuación, algunas imágenes ilustrativas de la anarquía eléctrica, la mentira sistemática y la inédita violación a la seguridad jurídica del pueblo argentino que el cartel de empresas al frente del Ministerio de Energía y Minería de la Nación -cartel presidido por el Grupo Shell-ejecuta sin la más mínima vergüenza en nuestro país.


Fuente: Elaboración propia. A la izquierda, imagen extraída de la revista oficial de ADEERA. En el epígrafe original que la acompaña se lee su fecha correspondiente: “septiembre de 2015”. Es decir, al momento de sacarse la foto, posaban el entonces CEO de Shell -máximo referente energético de Cambiemos- y los señores Alejandro Sruoga y Andrés Chambouleyron (izquierda). ¿Quién es el primero? Según el diario Clarín: “Tuvo una activa participación como asesor durante la privatización del sector eléctrico que llevó adelante el gobierno menemista. Entre los años 1992 y 1996, se desempeñó como gerente de costos y tarifas de la distribuidora EDENOR. Luego se pasó a la actividad privada, donde trabajó como director de la consultora Mercados Energéticos” (12/04/2001). ¿Quién es el segundo? Testigo experto de parte de empresas del gas y la electricidad en sus demandas contra la Argentina ante el CIADI, función que cumplió desde 2002 hasta el 9 de diciembre de 2015. En la imagen de la derecha, Sruoga, actual Secretario de Energía Eléctrica junto al CEO-ministro de Shell y Chamboulyeron, Subsecretario de Coordinación de Política Tarifaria del cartel de empresas petroleras y energéticas con poder ministerial, en plena conferencia de prensa por el nuevo tarifazo.

De la fabricación de la “crisis energética” al Decreto 134
Al inaugurar la Primera Jornada Nacional de Eficiencia Energética (15 de diciembre de 2016), Juan José Aranguren expresó: “La gente acepta el cambio cuando reconoce una necesidad. Y esa necesidad la puede reconocer en medio de una crisis”. Aquí la explicación de la falacia de la “crisis energética” o la “pesada herencia” en materia energética.

Porque, ¿cómo convencer a la ciudadanía, al comerciante, al industrial que pagar barata la energía es perjudicial a sus intereses? ¿Cómo convencerlos que el sistema energético heredado no funcionaba cuando incorporó una cifra récord de usuarios a los servicios públicos de gas y electricidad en la historia, cuando interconectó al país, terminó obras antes abandonadas? ¿Cómo hacerlo cuando jamás faltó energía, cuando la demanda no paraba de crecer y cuando, en los últimos tres años, los indicadores de producción de hidrocarburos, sustitución de importaciones de gas, inversiones a todo nivel, calidad del servicio y cortes de luz mejoraban ostensible e progresivamente?

Se fabricó la “crisis” para generar una necesidad de cambio que fuera aceptado por la “gente” -de un cambio para peor, y por tanto, mucho más difícil de imponer-. En esto consistió el Decreto 134 del 16 de diciembre de 2015, normativa que declaró la “emergencia del Sector Eléctrico Nacional” y de la que partió Aranguren para explicar la etapa final del proceso de privatización y mercantilización del sector eléctrico nacional.

Un ex Edenor y asesor de las privatizaciones noventistas hablando de calidad del servicio…
Al minuto 23 de la conferencia de prensa, Aranguren cede la palabra al Secretario de Energía Eléctrica, Alejandro Sruoga (ver imagen debajo). Recordemos su pasado en palabras del diario Clarín: “Tuvo una activa participación como asesor durante la privatización del sector eléctrico que llevó adelante el gobierno menemista. Entre los años 1992 y 1996, se desempeñó como gerente de costos y tarifas de la distribuidora EDENOR. Luego se pasó a la actividad privada, donde trabajó como director de la consultora Mercados Energéticos” (12/04/2001).


El ex Edenor arrancó referenciándose en el Decreto 134, un compendio de mentiras y argumentos insostenibles. Entre muchos considerandos del decreto en cuestión se afirma que “… habiendo evaluado la situación actual y futura del sistema eléctrico resulta necesario adoptar aquellas medidas de corto, mediano y largo plazo que permitan asegurar el adecuado suministro eléctrico a toda la población del país siendo impostergable declarar el estado de emergencia energética con el objeto de asegurar el estricto cumplimiento, en el ámbito nacional y por parte de todas las empresas y los ciudadanos de las medidas que se dicten en consecuencia”.

Sruoga, entonces, toma la palabra y comienza afirmando que “La motivación del dictado de la Emergencia Eléctrica era la fragilidad del sector eléctrico, tanto en la generación, transporte como distribución. Y el impacto en la fragilidad del sistema era la mala calidad del servicio que percibía la gente, que percibían los usuarios. Mala calidad del servicio que eran cortes reiterados y plazos muy largos para la reposición del suministro”. En primer lugar, nótese el involuntario uso de la palabra “percibir”. No es lo mismo haber utilizado “percibir” que el más correcto “recibir”. Y esto es clave, porque la calidad del servicio fue mejorando en los últimos años, como se verá luego en base a datos del ENRE bajo administración macrista y datos de las mismas empresas. A “percibir” mal en lugar de bien -conforme un servicio que, aunque dejaba mucho que desear, mejoraba-, se volcó buena parte de la media opositora (hoy oficialista). Sruoga, sin quererlo, lo reconoce.

¿Qué “percibían” los clientes, señor Sruoga?
Edenor, la principal distribuidora del país, con 2,8 millones de usuarios (21% del total a nivel nacional), publicó en sus Memorias y Balances de 2015 el siguiente gráfico:


Fuente: Edenor, “Memoria y Balance 2015”, Pág. 45. La gestión comercial de Edenor fue vista con mayor satisfacción por parte de los usuarios desde la creación del Fondo Fiduciario FOCEDE, derogado por la actual administración, y especialmente, desde que el Estado Nacional a través del Ministerio de Planificación Federal se hizo cargo de la ejecución de las obras y el manejo de sus recursos, a partir de 2014. Clientes más satisfechos implica un mejor servicio. Y el servicio únicamente puede mejorar cuando hay inversiones. ¿Y cuándo hay inversiones en función de una demanda en expansión? Cuando hay un Estado presente. Edenor y Edesur lo reconocen en sus memorias y balances.

Se lee en el texto que acompaña el gráfico: “Principales hitos logrados. En el año 2015 la satisfacción de los clientes T1R fue de 79,0% ubicándose el servicio de electricidad en el tercer lugar respecto de otros servicios públicos, con una mejora de 4 puntos porcentuales respecto del año 2014”. Ahora bien, observemos con detenimiento la línea violeta (Edenor). Resulta llamativo que, si bien la satisfacción de los clientes fue superior a la de 2014, la línea descienda al unir los puntos entre 2015 y 2014. Otro detalle, el incremento de los 4 puntos porcentuales es en realidad en relación a 2013, en un ascenso sostenido desde 2012.

Otro aspecto interesante del gráfico es el incremento en la satisfacción de los clientes de Edesur. Otro aún más jugoso, la alta satisfacción de los clientes del servicio de gas por redes. Y un tercero todavía más importante, la mejora sustantiva en todos los servicios públicos.

Cuando los clientes reciben mejores servicios sin necesidad de tarifazo, perciben (aquí sí es el término apropiado) una gran “satisfacción”; sin duda, una “pesada herencia” para cualquier administración mercadista.

Si la satisfacción de los clientes mejoraba… ¿quiere decir que la calidad del servicio mejoró en los últimos años de kirchnerismo?

Calidad del servicio. ¿Qué dice el ENRE oficialista?
El ENRE publica en su portal oficial el informe titulado “Libro Blanco de Gestión y Rendición de Cuentas del ENRE, Período 2011-2015”. El Índice de frecuencia media de interrupción del sistema (System Average Interruption Frequency Index o SAIFI), que en un período determinado representa la cantidad de interrupciones que afectaron a los usuarios en promedio, registra importantísimos avances en los años previos a la asunción de Macri.


Fuente: Elaboración OETEC en base a datos del Libro Blanco de Gestión y Rendición de Cuentas del ENRE, Período 2011-2015. Los datos de Edenor correspondientes a 2015 se extrajeron de su informe Memoria y Balances – 2015. Los de Edesur para igual año del IESO “Estado de Situación del Sector Energético” (2016). Se calcula como el total de usuarios interrumpidos en “n” interrupciones/total de usuarios abastecidos [Interrupciones/usuario-semestre].

No lo afirma este Observatorio sino el ENRE de Mauricio Macri: la calidad del servicio mejoraba; y marcadamente.

Transporte eléctrico y calidad de la prestación. ¿Qué dice CAMMESA?
Reportes anuales de la Compañía Administradora del Mercado Eléctrico Mayorista (CAMMESA) y de la Asociación de Distribuidores de Energía Eléctrica de la República Argentina (ADEERA) -empresas privadas de la distribución entre las que figuran Edenor y Edesur- refutan categóricamente los argumentos del Decreto 134.

Así evolucionaron, comparativamente, las líneas de transporte eléctricas en el país:


Fuente: Elaboración propia en base a datos de CAMMESA, Reporte Anual 2015. Según CAMMESA, la longitud de líneas de distribución troncal a diciembre de 2015 es de 19.532 km. De ese total, 7.061 km fueron construidos entre 2003 y 2015. Es decir, un 36% del total de líneas troncales construidas en el país se realizaron en los últimos doce años. En relación a líneas de alta tensión, el porcentaje de lo construido en igual período sobre el total histórico fue del 35%. Del análisis histórico entre 1994 y 2015 se advierte que, en tiempos de desregulación, privatización y mercadismo, las tarifas y los precios de la energía, la planificación de obras de infraestructura y la incorporación de nuevas líneas se ubicaron muy por debajo de la época de regulación y participación estatal rectora y protagónica en materia de inversiones, precios y tarifas.

Y ahora, analicemos el estado de funcionamiento heredado del segmento, supuestamente para Sruoga, uno muy malo:


Fuente: Elaboración propia en base a reportes anuales CAMMESA 2015 y 2004. Evolución del desempeño operativo de las redes de transporte.

CAMMESA (organización presidida por el Ministerio de Energía), explica que el número de fallas de la distribución troncal se mantuvo casi constante desde 2002, mientras que las de alta tensión en niveles muy inferiores a los de 1999-2002, época de libre mercado al frente de la energía. Señor Sruoga, ¿conocía esta información?

Tarifa y calidad del servicio público de electricidad
No solo CAMMESA y ADEERA, esto es, el Ministerio de Energía y las distribuidoras privadas, refutan los argumentos del Decreto 134 que viene a justificar los nuevos cuadros tarifarios de la electricidad. Las principales distribuidoras privadas del país, Edenor y Edesur, también tornan absurdo como innecesarios las medidas de ajuste de la tarifa.

En las Memorias y Balances de las referidas empresas para los años 2015, se lee que durante los últimos años invirtieron de forma extraordinaria e inédita en su historia, que dichas inversiones se dirigieron a mantener y a mejorar la calidad del servicio -que reconocen haberlo logrado-. Que, asimismo, estas inversiones se plasmaron en una cantidad enorme y documentada de obras de infraestructura, que fueron posibles gracias al Fondo FOCEDE -bajo la órbita del denostado Ministerio de Planificación Federal- y a las inversiones estatales conducidas desde allí así como a la implementación de subsidios eficientes (mejoraron la prestación del servicio sin incrementar la tarifa a los usuarios). Un ejemplo de Edenor:


Fuente: Edenor, “Memoria y Balance 2015”, Página 49. Los recuadros son nuestros. El rojo, la prueba de que no se necesita de ningún tarifazo para invertir como corresponde. El amarillo, que dichas inversiones pueden satisfacer una demanda en crecimiento. Luego de este texto se lee: “En términos comparativos, se aprecia un aumento significativo del nivel de inversiones en los últimos cinco años debido a la aplicación de fondos administrados por el fideicomiso FOCEDE, y por financiamientos extraordinarios otorgados por el Estado Nacional”. Queda claro qué sucede cuando el Estado Nacional se retira del sector.

Y ahora, prestar especial atención a lo que sigue:


Fuente: Edenor, “Memoria y Balance 2015”, Página 56. El subrayado es nuestro.

¿Se entiende? Calidad del servicio aceptable, reconoce Edenor, a pesar del retraso tarifario, aumento de costos operativos, más inversiones y, aunque no dicho allí pero que agregamos, una mayor demanda.

El texto de la imagen concluye con “… los que se detallan a continuación…”. Veamos a qué se refiere: se trata de una serie de tablas con los siguientes ítems: “Cantidad de cortes en promedio de cada kVA de los transformadores de distribución”; “Tiempo total de interrupciones en promedio de cada kVA de los transformadores de distribución”; “Cantidad de cortes por clientes” y “Tiempo total de interrupciones por clientes”. Para confort del lector, hemos resumido las tablas en el gráfico que sigue. Allí se aprecian los avances para el período 2014-2015 para dichos indicadores:


Fuente: Elaboración propia en base a datos de Edenor (“Memoria y Balance 2015”). El tiempo total de interrupciones por clientes mejoró un 14% entre 2012 y 2015 y un 18% entre el año pasado y 2014. Por otra parte, la cantidad de cortes por clientes aumentó en relación a 2012 un 3%, porcentaje más que modesto dadas las olas de calor inéditas registradas en los últimos veranos. Cuando se analiza el mismo indicador entre 2014 y 2015, nuevamente se observa una mejora, en este caso del 5%. Por último y para el total de interrupciones sufrida por la red de Edenor, se aprecia una evolución más que positiva para los dos períodos analizados.

¿Cómo se explica que el señor Sruoga afirme tan suelto de cuerpo que la calidad del servicio era mala cuando la principal distribuidora del país, responsable del 21% del total de usuarios de la Argentina, publica oficialmente una sustantiva mejora de la calidad del servicio, motivada por ingentes inversiones entre 2010 y 2015, incluso verificándose en un contexto de retraso tarifario? Y a estos avances de Edenor agreguemos los de Edesur, según vimos en la imagen elaborada con los datos del ENRE macrista.

¿Faltaba energía?
Problemas en la generación, dijeron Aranguren y Sruoga. Pero jamás faltó energía. Según el último reporte anual de CAMMESA (2015): 1) “La demanda [de energía eléctrica] pudo ser abastecida” durante el último año (ídem para el período 2003-2015), en un diagnóstico coincidente con el fallo de la Corte Suprema del 18 de agosto en relación a la cuestión gasífera. Si la demanda fue abastecida, los segmentos de la generación, distribución y transporte estuvieron a la altura de las necesidades del consumo doméstico; 2) Se registró la mejor disponibilidad del parque térmico de los últimos años; 3) La generación ingresante -expandida en casi un 50% en relación a 2003- acompañó el incremento de la demanda (para una demanda 4,5% superior en 2015 en relación a la de 2014); 4) El segmento del Transporte se expandió de forma inédita e histórica, tanto en longitud como en su aspecto federal; 5) El gobierno anterior dejó planificado a 2022 un mínimo de 26% de incremento en la potencia instalada total de 2015; y 6) La matriz energética nacional registró un importante nivel de diversificación.


Fuente: Elaboración propia en base a datos de CAMMESA. Ningún país declara una “emergencia energética” por haber recibido estos indicadores de la demanda, salvo que quienes se hagan cargo del Poder Ejecutivo sean las propias empresas (fenómeno de “puertas giratorias”). Obsérvese el desplome de la variación interanual de la demanda: del 4,5% al 0,6%.


Fuente: Elaboración OETEC en base a datos de ADEERA, “Informe Anual Demanda 2015”. Tierra del Fuego está excluida por no estar incorporada al SADI. Entre 2014 y 2015, las 23 jurisdicciones analizadas (a excepción de Tierra del Fuego) registraron un crecimiento de la demanda. El promedio fue del 5,2%. Durante el segundo gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, 22 jurisdicciones registraron un crecimiento de la demanda, con la sola excepción de la provincia del Neuquén. El promedio fue del 23,9% para el período 2011-2015. Durante el período 2009-2015, el promedio de crecimiento de la demanda fue del 37%.


Fuente: Elaboración OETEC en base a datos de CAMMESA. Ningún país declara una “emergencia energética” por haber recibido estos indicadores en cuanto a generación, salvo que quienes se hagan cargo del Poder Ejecutivo sean las propias empresas (fenómeno de “puertas giratorias”). Obsérvese el desplome de la variación interanual de la demanda luego de un año de macrismo: del 4,3% al 0,9%.

Con la llegada de Macri, el consumo y la generación se desaceleraron drásticamente. Esto sí, es indicativo de una situación de “crisis energética” aunque claro, entendida desde la defensa de la seguridad jurídica de la ciudadanía (y no de las empresas). A propósito, sírvase el lector de la siguiente definición de “crisis energética”: Situación caracterizada por la escasez del suministro energético o por aumentos de precios que afectan significativamente la economía e incluso conducen al deterioro económico. En términos generales, una súbita desaceleración económica es causada por una crisis energética” (Laboratorio Seguridad Energética -OETEC).

Conclusión
A modo de síntesis de la estafa energética del neoliberalismo, nada más oportuno que cerrar con algunas perlitas provistas por Edesur, sumadas a un aporte del Subsecretario de Coordinación de Política Tarifaria, Andrés Chambouleyron, escrita para el diario La Nación en 2007. Antes, recordemos la prueba de acero que nos acercó Edenor:

En su informe “Memoria y Balance 2015”, es la misma empresa la encargada de refutar la falacia de que sin tarifazo la calidad del servicio se vería perjudicada, las inversiones reducidas y los gastos (con despidos incluidos) recortados. En efecto, entre 2012 y 2015, la distribuidora reconoce que la calidad del servicio mejoró ostensiblemente a pesar del retraso tarifario. Igual para las inversiones en obras de infraestructura así como en el número de empleados, ambos marcadamente superiores en 2015 en relación a 2014. Y todo, en un contexto creciente de la demanda.

Y ahora sí, Edesur. En “Memoria y Balance de Edesur” correspondiente a 2014, la empresa reconoce haber invertido como nunca en su historia gracias a los fondos provenientes del FOCEDE. En este sentido, la compañía informa que “se ha intensificado la puesta en marcha de proyectos de infraestructura eléctrica en su mayoría financiados por el Estado Nacional mediante el Fondo para Obras de Consolidación y Expansión de Distribución Eléctrica (FOCEDE), lo que ha llevado a la Compañía a la mayor inversión de los últimos tiempos en el área”. Y todo, en paralelo a una demanda en ascenso.

Pero la frutilla del postre está en el documento “Memoria y Balance de 2015”. En la página 1 se lee “… la Sociedad logró que los costos operativos fueran cubiertos con las sumas de dinero que ingresaron por tarifa y por los ingresos extra de la Resolución 32/2015, evitando la generación de pérdidas contables… Las inversiones dispuestas por la Sociedad en 2015, encaradas también a partir del plan extraordinario con ingresos extra… permitió alcanzar diversos logros y mejoras en la prestación, a pesar de las limitaciones impuestas por la coyuntura”. Es decir, Edesur logró, sin mediar tarifazo alguno y con una demanda e inversiones en franco crecimiento, mejorar la calidad del servicio.

Las citas anteriores pertenecen a la carta de presentación firmada por el CEO Maurizio Bezzeccheri, el mismo señor que a mitad del año pasado, para justificar el tarifazo, había manifestado públicamente que “Para hacer inversiones, hay que cambiar el modelo, porque el anterior no funcionaba. Nadie invertía. El tema de la tarifa permite a la empresa volver a ser dueño de la planificación y modular el tema de las inversiones”.

Pues bien, de esto, en definitiva, se trata el tarifazo. Con una demanda a la baja, privatización del precio mayorista y la absoluta mercantilización del servicio público que volverá a los estándares de “calidad” de los noventa y sobre todo 1999-2002 (pésimos), las empresas Edenor y Edesur vuelven a ser dueñas de los subsidios y a definir qué hacer con las utilidades (reinvertir o pagar como dividendos a sus accionistas). En suma, vuelven a ser dueños del servicio público, convertido en una mercancía más, mientras que la energía reducida de derecho humano a bien de lujo.

Cerremos el presente informe con el señor Chambouleyron, el tercero presente en la conferencia de prensa, ex testigo de parte de gasíferas y eléctricas que demandaron al Estado nacional ante el CIADI. Léase el texto de abajo, extraído de un artículo del diario La Nación de junio de 2007:


Fuente: Diario La Nación (24 de junio de 2007). Subrayados son nuestros. Qué interesante que nunca hubo desabastecimiento entre 2003 y 2015 a pesar de una demanda siempre en expansión. Intríngulis neoliberal.

Si Edenor y Edesur pudieron mejorar la calidad del servicio, invertir como nunca, cerrar incluso un 2015 con ganancias netas de 1.100 millones de pesos aproximadamente para cada una de ellas, y todo permitiendo satisfacer una demanda en expansión… ¿Cómo se explica que con una demanda en picada no pueden conseguir idéntica performance sin tener que recurrir a sendos tarifazos?

El ritmo K de crecimiento y desarrollo del país no va con la CEOcracia en el poder. Las inversiones de desploman al ritmo de la demanda, al ritmo de la infelicidad del pueblo argentino y la destrucción de su calidad de vida. Mientras tanto, los Estados Financieros de las corporaciones en el poder explotarán de jolgorio, como los bolsillos de sus hábiles ejecutivos y accionistas: ya no hay que invertir como locos y obligados en la chusma. La energía nos pertenece; y la Argentina es nuestra.

Bibliografia
OETEC (30/01/2017) Modelos energéticos (neoliberal vs. popular) en el espejo de Edenor y Edesur
http://www.oetec.org/nota.php?id=2324&area=5

OETEC (31/12/2016) Balance de la estafa energética (2016) y las 20 peores mentiras de Aranguren (y sus respectivas desmentidas) http://www.oetec.org/nota.php?id=2269&area=5

OETEC (20/12/2016) Normalización del mercado, la violación a la Ley de Ética Pública y los conflictos de interés en el ENRE http://www.oetec.org/nota.php?id=2247&area=1

OETEC (15/11/2016) Tarifazo de electricidad: 11 puntos del OETEC para el PJ Bonaerense
http://www.oetec.org/nota.php?id=2189&area=5

OETEC (11/10/2016) La insostenible estafa del tarifazo: la única verdad es la realidad
http://www.oetec.org/nota.php?id=2120&area=1

OETEC (01/09/2016) Hacia la Audiencia Pública: los conflictos de interés y la “razonabilidad” del tarifazo
http://www.oetec.org/nota.php?id=2044&area=1

OETEC (17/08/2016) Edesur desmiente a su propio CEO Maurizio Bezzeccheri
http://www.oetec.org/nota.php?id=2021&area=1

OETEC (09/08/2016) ¿Puede Edenor mantener un servicio aceptable (o mejorarlo) sin tarifazo? Edenor responde…
http://www.oetec.org/nota.php?id=1998&area=1

OETEC (4/08/2016) A todo tarifazo suspendido le sigue la extorsión. El caso de Edenor y su “pesada herencia”
http://www.oetec.org/nota.php?id=1980&area=1

OETEC (14/07/2016) Tarifazo “cero”: Edesur y Edenor ganaron más de 1.000 millones de pesos en 2015
http://www.oetec.org/nota.php?id=1924&area=1

OETEC (3/07/2016) Subsecretario de Coordinación de Política Tarifaria: ex testigo contra la Argentina en el CIADI (Parte 2)
http://www.oetec.org/nota.php?id=1908&area=1

OETEC (23/06/2016) La defensa de Laura Alonso y de los abogados de Aranguren por sus conflictos de interés
http://www.oetec.org/nota.php?id=1895&area=1

OETEC (1/03/2016) Anarquía eléctrica y ENRE: preguntas obligadas
http://www.oetec.org/nota.php?id=%201608&area=%201

OETEC (26/01/2016) La reducción del 90% en cortes de luz y las obras de infraestructura en el segmento de distribución eléctrica (en el marco del FOCEDE)
http://www.oetec.org/nota.php?id=%20994&area=%201

OETEC (9/01/2016) Focede. El primer paso
http://www.oetec.org/nota.php?id=%20176&area=%201

Conferencia de prensa de Aranguren con motivo de informarse del tarifazo en enero de 2017