Una familia trabajadora precisó $42.000 para vacacionar en la primera quincena de enero.


El informe es sobre el recambio de vacaciones de la primera quincena de enero de 2017 en una muestra de 500 encuestados (51,7% mujeres y 48,3% varones). El relevamiento de la Consultora Arquetipos se realizó en Mar del Plata e indagó en los precios de los bienes y servicios de consumo frecuente entre los turistas, entre el 6 y el 10 de enero, a fin de conocer cuánto cuesta una estadía vacacional para las familias y parejas “gasoleras” y otros dos tipos ideales de familias y pareja con presupuesto “holgado”. Este informe forma parte de una investigación mayor que se desarrolló con encuestas presenciales, cara a cara, entre los viajantes que disfrutan de Playa Grande, Playa Bristol, Varese y el circuito céntrico que conforman la peatonal San Martín junto la histórica rambla de los lobos marinos.

Pareja gasolera

Pareja en plan “gasolero”, que es una pareja joven que decide tomarse unos días de descanso estival en Mar del Plata, pero sin recurrir a gastos que insuman un sacrificio económico mayúsculo. Inicia su viaje comprando los pasajes en ómnibus desde Retiro hasta Mar del Plata ($630 c/u × 2= $1.260). Una vez en la ciudad balnearia, toman un taxi desde la terminal hasta la zona céntrica (por $80) donde se ubica el hotel dos estrellas que alquilaron para cuatro noches, permaneciendo un quinto día sin poder ocupar la habitación desde las 10am ($800 la habitación doble ×4 = $3.200) o el hotel tres estrellas ($1200 la noche habitación doble ×4 = $4.800). Los almuerzos camino a la playa para los cinco días varían entre un sándwich de milanesa con bebida en kiosco ($60×2 = $120), un cono rabas con otro de papas fritas ($120), dos panchos ($60×2=120). En las tardes compran cada día alguno de estos productos: media docena de churros en la playa ($43), una ensalada de frutas o un choclo con manteca ($50 c/u =100), un ¼ kg de helado cada uno ($40 c/u = $80) y unas frutas que también forman parte del desayuno (Kg de banana: $30; Kg de manzana $40) con galletitas para el mate (paquete de galletitas variedad 400grs: $23).

Además, para tomar acompañan sus comidas con una gaseosa cola 2lts y ¼ (por $35), una noche compran una botella de cerveza ($30) y además toman agua de un bidón comprado en un almacén a $40. Las cenas varían entre pizza libre económica ($99 más bebida =$150, $300 en total), un pollo con papas fritas ($185) y una milanesa con papas fritas ($160) que compran en una rotisería y comen en la cama de la habitación del hotel. Los sobrantes de comida los guardan en la heladera de su habitación, aprovechando al máximo cada uno de los gastos realizados. La última tarde es lluviosa y al no poder regresar a su habitación van a un café bar, en el que gastan unos $200 en concepto de un licuado cada uno con unos tostados. Finalmente van al kiosco en donde gastan $60 en agua y algunas golosinas y se toman un taxi a la terminal ($80) para emprender la vuelta a casa.

Brevemente, los pasajes de la vuelta insumen otros $630 (x2= $1.260), con un subtotal en movilidad de $2.680, un subtotal por hospedaje de $3200 a $4800 y un subtotal por los alimentos y bebidas de $1920. Lo que nos da un total pareja: $7.800 a $9.400 aproximadamente solo por 5 días para las parejas gasoleras. Pero el punto nodal de este informe está en las familias de barrio que haciendo el esfuerzo necesario luego de un año inflacionario y recesivo logran irse 5 días y 4 noches, saliendo un poco del esquema de las micro-vacaciones que algunos medios quisieron instalar como una moda, lo que ocultan es que la inflación del 42% (IPCBA) erosionó el poder adquisitivo de las familias trabajadoras.

La familia

Familia (padre, madre y dos hijos pequeños) en plan “gasolero”, esta familia se traslada en ómnibus desde Retiro hasta Mar del Plata, gastando dos pasajes para adultos ($630 x 2 = $1260) y dos pasajes con descuento para menores ($570×2= $1140). Tanto para ir como para volver de la terminal marplatense hasta su hospedaje gastan $100 en taxis. Alquilan un departamento por cinco días, lo que les insume un gasto de $1800 a $2500 la noche. Por haberlo reservado con anticipación y tratarse de 5 noches, alojarse les insumirá entre $7.000 y $9.000. El primer día realizan una compra de almacén de tres paquetes familiares de galletitas ($70), dos gaseosas cola ($70), dos leches por $44, un yogur por $35, frutas y verduras por $120, dos kg de milanesas ($120), aderezos $15, un kg de pan ($25), productos de higiene personal ($90) y un salamín ($35). Almuerzan tres veces en la playa y dos en el departamento. Para ello compran una docena de empanadas ($180), panchos y papas fritas con una gaseosa ($300) y otro día arman sandwiches con pan, jamón y queso, comprando una promoción en un kiosco que les cuesta unos $100. En el departamento compran una promoción de una pizza con empanadas ($200), y finalmente el último día harán un almuerzo liviano de arroz, atún y algunos vegetales por $100.

Por las noches, cenan un pollo con papas fritas por ($185), compran dos paquetes de fideos, salsa y queso ($95), otra noche hacen milanesas con puré (adquiridos anteriormente en el almacén), otra noche comen hamburguesas y gaseosas por el centro (cuatro hamburguesas completas, dos simples y una botella de agua saborizada (total= $235). La última noche compran un kilo de carne para cocinar en el horno ($120), una gaseosa ($35) y unas papas fritas de rotisería para acompañar ($80). Durante las vacaciones, además compran un kg de helado ($140) y gastan $50 en una casa de videojuegos. Para finalizar, volverán a comprar pasajes por $630 para cada uno de los adultos ($1.260) y $570 para los niños ($1.140), y otros $100 en taxi para el traslado del departamento a la terminal de ómnibus.

Entonces, el gasto estimado sería un subtotal en movilidad por $2.500, un subtotal en hospedaje por $7.000 a $9.000 y un subtotal por alimentos: $2.400 Subtotal esparcimiento: $50 Total familia: $11.950 a $13.950 aproximadamente. Si en vez de 5 fueran 15 días el número se iría a $41.850.