Manifestamos nuestra preocupación por el plan económico de Nicolás Dujovne, nuevo Ministro de Hacienda del Gobierno de Mauricio Macri


En relación a las opiniones vertidas en diversas entrevistas del recientemente nombrado Ministro de Hacienda Nicolás Dujovne, donde manifestó los principales ejes de su programa económico, nos resulta importante sentar una posición al respecto.

Como colectivo de economistas preocupados por los intereses de las mayorías populares de nuestro país no podemos evitar tomar postura ante ciertas declaraciones que reproducen el trillado sentido común al que intenta apelar históricamente el neoliberalismo, pero esta vez sustentado en una serie de falacias argumentativas que no se refrendan empíricamente, luego de que sus recetas se aplicaran durante más de una década en Argentina.

En tal sentido, decidimos manifestar:

  • Preocupación por la continuidad de un programa económico neoliberal que privilegia a los sectores financiero y agroexportador concentrados, en detrimento de la industria nacional, el empleo y la distribución del ingreso.
  • Preocupación por la profundización de las políticas monetaristas impulsadas por el BCRA y revalidadas por el nuevo Ministro de Economía, que priorizan los objetivos inflacionarios independientemente de las consecuencias sobre la economía real.
  • Rechazo por el apelativo del nuevo Ministro de Economía a un supuesto carácter “distorsivo” de algunos impuestos. Esta retórica que no se ha comprobado empíricamente sólo busca justificar una mutación de nuestro sistema tributario que afecte de manera regresiva la distribución del ingreso.
  • Rechazo por el retorno al diagnóstico neoliberal acerca de la inconveniencia de los altos “impuestos al trabajo”. Detrás de este argumento se esconden políticas de flexibilización y pérdida de derechos para los trabajadores. La experiencia de la década de los noventa es la evidencia más cercana del fracaso rotundo de las políticas de reducción de impuestos laborales, a la hora de fomentar la creación de empleo.
  • En este sentido, preocupa la primera experiencia practicada con los petroleros de Vaca Muerta, donde detrás de la falacia de la búsqueda de la “productividad” se esconde la pérdida de los derechos laborales conquistados en los últimos años a partir de un régimen de contratación totalmente flexible para los empleadores e inestable para los trabajadores.
  • Rechazo por la intención del nuevo Ministro de Economía de abrir indiscriminadamente las importaciones con el propósito de disciplinar precios internos. Nuevamente, detrás de esta lógica se encuentra una negación de las verdaderas causales de la inflación en la argentina: el conflicto distributivo por ver quiénes ganan y quiénes pierden con este nuevo modelo económico.
  • Reafirmar que la mejor decisión tributaria para mantener un Estado con capacidades reales de acción es propiciar un sistema impositivo que cobre impuestos sobre los argentinos y las argentinas de mayor poder adquisitivo, de manera de contribuir a la mejora en la distribución del ingreso. En este sentido, consideramos que la lógica liberal, mediante la cual se expresa la reducción de impuestos, no conduce a otro camino que al achicamiento del Estado.

A continuación, se recopilan las principales declaraciones del nuevo Ministro, que permiten caracterizar su plan económico, y se procede a realizar un breve análisis de cada propuesta para dejar claras las razones que nos llevan a manifestar la preocupación sobre el futuro de nuestra economía.

Continuar leyendo / Descargar Documento Completo