La contrarrevolución del empleo. ¿Despedir y cercenar derechos a los trabajadores para apuntalar Vaca Muerta?


De los creadores de “nos quedábamos sin gas, sin petróleo y sin energía”, se viene ahora en todas las salas de la prensa oficialista -prácticamente toda la prensa-: “La Vaca Muerta heredada del populismo estaba en agonía”. Hemos demostrado en nuestro informe “Inversiones por 5.000 millones en Vaca Muerta: ¿Nuevas inversiones? ¿Boom del shale macrista?” (ver bibliografía), que el “nuevo” plan de Cambiemos no tiene nada de “nuevo”, que las inversiones anunciadas ya estaban comprometidas desde hace varios años y que, por lo tanto, se trata de una vil mentira para justificar una nueva afrenta contra los trabajadores así como contra una economía próspera y autosuficiente (al volver a permitir la libre exportación de crudo). En el presente informe nos centraremos en el cuento de una supuestamente Vaca Muerta heredada en coma cuatro. Para refutar esta zoncera, arranquemos con las siguientes preguntas: ¿Cómo hizo Cristina Fernández de Kirchner para revertir la pesada herencia de Repsol en YPF y su enorme perjuicio contra la seguridad energética nacional? ¿Cómo hizo para activar Vaca Muerta y para que su producción crezca exponencialmente en pocos años, convocando empresas de todas partes del mundo? Reiteramos: ¿Cómo hizo? Porque se supone que Macri heredó también una Vaca Muerta agonizante, ¿o no? Respondemos, pero con más interrogantes: ¿Será que para salir adelante la ex mandataria eliminó las retenciones, liberalizando y desregulando el sector? ¿Se cercenaron derechos a los trabajadores para reducir los costos laborales de empresas supuestamente quebradas? ¿Logró atraer inversiones con el canto de sirena del ajuste? ¿Se convenció a las empresas con precios internacionales o con costos argentinos y subsidios eficientes? ¿Con Estado y una YPF protagónicos o sin Estado y con una YPF diezmada?


El Diario El País, 10 de enero de 2017. Se lee: “Vaca Muerta está agonizando. El gas está abajo, a 3.000 metros, en microporos de la roca. Y se necesita mucho dinero para sacarlo. Vaca Muerta necesita unos 15.000 millones de inversión anual durante seis años para ser realmente rentable, calculan en YPF, que tiene el 50% de la explotación. La caída del precio del petróleo, que estuvo a 100 y ahora anda en 55, y los durísimos sindicatos petroleros argentinos -se paga hasta la llamada “hora taxi”, esto es el traslado- hunden la rentabilidad.” Nos preguntamos: ¿Qué habrá pasado con la rentabilidad de las empresas involucradas en Vaca Muerta, entre 2012 y 2015, cuando proliferaban las horas “taxis” y hasta con precios más bajos del petróleo (2015, por ejemplo)? ¿Agonizó Vaca Muerta?

Breve introducción a Vaca Muerta
Esta formación geológica tiene una superficie de 36.600 km2. Su descubrimiento data de la década del sesenta del siglo pasado, siendo una perforación señera la del pozo de avanzada Bajada del Palo 7 (YPF.Nq.BP.a-7), realizada en 1983 y destinada a evaluar la importancia minero-económica de esta formación. De allí en adelante y hasta el Bicentenario, absolutamente nada.

Repsol demostró siempre poco interés. Pero a comienzos de 2010, el gobierno neuquino “anunció la existencia de gas no convencional en su provincia (equivalente a dos veces Loma La Lata). En paralelo al gobierno provincial, YPF presentó (2009) su Programa de Desarrollo Exploratorio y Productivo 2010-2014” (Informe Mosconi).

A fines de 2010, Repsol comunicaba que “La estrategia de YPF está siendo valorada positivamente por los inversores internacionales y ha despertado un creciente interés en los mercados, que se ha traducido en importantes transacciones de títulos de YPF en Wall Street y en el actual proceso de incorporación de YPF al índice Latibex de la Bolsa de Madrid” (Nota de Prensa de Repsol, 7 de diciembre de 2010).


Fuente: Comunicado oficial de Repsol de diciembre de 2010, el cual cerraba destacando el creciente interés de los inversores internacionales y los mercados en YPF y su “hallazgo”. Como se aprecia, no hubo necesidad siquiera en tiempos de españoles al frente de YPF de llevarse puesto a los trabajadores o eliminar las retenciones a las exportaciones para despertar interés en los altruistas mercados.

Sin embargo, para Repsol Vaca Muerta no dejó de ser apenas un activo que había que mensurar para vendérselo al mejor postor o, en el peor de los casos, ir asociado a un tercero comprometido en afrontar todo el riesgo. En otras palabras, Repsol no pretendía invertir un solo centavo hasta tanto no se le asegurase un negocio más que rentable (a la empresa, no al país).

La Vaca Muerta de la “pesada herencia”
En abril de 2012, YPF fue renacionalizada. Vaca Muerta se elevaría como política de Estado, siendo a partir de allí considerada un activo estratégico para el desarrollo socioeconómico nacional. La petrolera de bandera ganó su primera concesión -Loma Campana (Neuquén)-, en 2013. Dicha concesión fue otorgada a YPF para su explotación durante 35 años, y su entrega a la petrolera fue aprobada por la legislatura de la provincia. Según YPF, “La inversión en el área de Loma Campana alcanzó en 2015 los 1.595 millones de dólares, acumulando más de 4.300 millones de dólares desde 2012. Hacia fines de 2015, trabajaban en la zona 17 equipos de perforación, contando con más de 420 pozos en producción desde el inicio de la concesión (ver bibliografía).


Fuente: Elaboración propia en base a datos del Ministerio de Energía. Señala YPF en su obra citada: “La estimación original para el desarrollo completo de Loma Campana implica la perforación de alrededor de 1.400 pozos, con una inversión de 15.000 millones de dólares, y una producción estimada de 50.000 barriles de petróleo y 3 millones de m3 de gas por día” (ver bibliografía). Los datos de 2016 llegan a noviembre (inclusive). El pico de máxima expansión se registró entre 2013 y 2014, con un incremento interanual del 2.117% para el petróleo y de 15.120% para el gas.

A Loma Campana, siguieron El Orejano (2013), La Amarga Chica (2014) y Rincón del Mangrullo (2014). El primero, en asociación con Dow Chemical, se trata de un proyecto piloto de 16 pozos (8 perforados en 2014), con una inversión de 180 millones de dólares. A junio de 2015, el área producía 660.000 m3 de gas por día.


Fuente: Elaboración propia en base a datos del Ministerio de Energía. Los datos de 2016 llegan a noviembre (inclusive). Se trata de un yacimiento gasífero. El pico de máxima expansión se registró entre 2014 y 2015, con un incremento interanual del 2.511%.

Por su parte, La Amarga Chica, fue producto de un convenio suscripto con la malaya Petronas, para el desarrollo de un piloto de tres años. Explica YPF que “Se prevé invertir 550 millones de dólares en la etapa inicial, de los cuales Petronas aportará 475 millones. El proyecto completo de desarrollo de La Amarga Chica implica una inversión estimada en 9.000 millones de dólares para más de 1.000 pozos”.

Finalmente, desde 2014 se está desarrollando un proyecto de tight gas con Pampa Energía en el área Rincón del Mangrullo. “Se han perforado 89 pozos totales, con una producción promedio diaria de 2,6 millones de m3 de gas a fines de 2015. La ampliación de la asociación, acordada en mayo de 2015, compromete una inversión de 150 millones de dólares adicionales a financiarse en partes iguales por ambas compañías… Adicionalmente, se suma un programa exploratorio de la formación Lajas en la misma área, con una inversión de hasta 40 millones de dólares para el período 2015-2016”.


Fuente: Elaboración propia en base a datos del Ministerio de Energía. Los datos de 2016 llegan a noviembre (inclusive). Se trata de un yacimiento gasífero. El pico de máxima expansión se registró entre 2013 y 2014, con un incremento interanual del 1.971%; entre 2014 y 2015, la tasa de variación fue de 238%.

Más de la pesada herencia del shale populista: “La apuesta de YPF por el desarrollo de los recursos no convencionales se refleja en los más de 50.000 barriles diarios equivalentes de petróleo de producción no convencional operados a mediados de 2015 en las áreas neuquinas de Loma Campana, Bandurria, La Amarga Chica, Bajada de Añelo, El Orejano y Pampa de las Yeguas I”. ¿Agonizaba Vaca Muerta?

A modo de síntesis, el gráfico que sigue, ilustrando el exponencial crecimiento de la producción de shale (gas y petróleo) para YPF, que por ser la primera empresa del país y la de mayor número de concesiones en Vaca Muerta resulta extrapolable a la producción total de shale.


Fuente: Elaboración propia en base a datos del Ministerio de Energía. Se tomaron las concesiones de Loma Campana, El Orejano, Rincón del Mangrullo, Bajada de Añelo, La Amarga Chica y Bandurria. Los datos a 2016 llegan a noviembre (inclusive). La producción de shale gas y shale oil de YPF en 2015 para estas mismas concesiones, explicaron sobre el total de la compañía el 16% y 10%, respectivamente.

El éxito populista en Vaca Muerta
De ninguna manera, como el oficialismo intenta hacernos creer, Vaca Muerta fue, bajo influjo “populista”, un activo desaprovechado. Consecuencia de inversiones multimillonarias que involucraron a YPF y a empresas estadounidenses, europeas, asiáticas y latinoamericanas, los reservorios no convencionales dispararon en sus niveles de producción durante el segundo gobierno de Cristina Kirchner, comprometiendo inversiones por 5.000 millones de dólares y más de 110.000 millones para la etapa de desarrollo. Y todo esto, con retenciones a las exportaciones y cada vez mayor cantidad de trabajadores empleados, a su vez con mayores derechos laborales.

Del referido éxito populista, el diario La Nación no nos deja mentir:


El 10 de enero de 2017, el matutino de los Mitre informaba que el populismo energético había logrado posicionar a Vaca Muerta como “el tercer productor mundial de no convencionales detrás de China y Estados Unidos”. ¿Y por qué no somos primer productor? Leer del copete…

En este sentido, reiteramos los interrogantes planteados al comienzo: para revertir la caída de la producción de hidrocarburos y los volúmenes de refinación, para activar a Vaca Muerta jaqueados todos por la pesada herencia de Repsol al frente de la primera empresa energética del país, ¿acaso Cristina Kirchner para salir adelante eliminó las retenciones, liberalizó y desreguló el sector? ¿Se cercenaron derechos a los trabajadores para reducir los costos laborales de las empresas? ¿Se atrajo inversiones desde políticas de ajuste? ¿Se convenció a las empresas debiendo equiparar primero los precios locales a los internacionales? ¿Se desplazó al Estado y a YPF?

En el artículo del diario El País citado arriba, Paolo Rocca, dueño de Techint -proveedor fundamental de la industria petrolera- cuenta que “Hoy en el país operamos un equipo de perforación con 27 personas, en EE.UU. lo operan con 10, la productividad aquí es un tercio. El costo de un obrero de equipo de perforación está en alrededor de 80.000 dólares al año, frente a 30.000 en EE.UU. El 40% son horas taxi, transporte hacia instalaciones pagadas en horas extras”. ¿Vaca Muerta se posicionó como la tercera productora en no convencionales del mundo sin siquiera haber reducido 1 hora “taxi” a ningún trabajador? ¿Fue magia?

La producción de Vaca Muerta disparó exponencialmente desde la renacionalización de YPF, al ritmo necesitado por un proyecto industrialista, mercado-internista y de prosperidad para el pueblo trabajador. Claro que no hizo falta ninguna flexibilización laboral, alinear los precios domésticos a los internacionales ni mucho menos eliminar las retenciones a las exportaciones para tentar “inversores”. No hizo falta, en definitiva, arrodillar al país y a su pueblo frente a las corporaciones para reactivar un yacimiento que Repsol, ahí sí, mantenía deliberadamente sub-explotado.

Conclusiones
El artículo de Morales Solá (ver debajo) publicado un día después de los anuncios de Macri nos viene de perillas para el cierre de este informe.


Fuente: Diario La Nación, 11 de enero de 2017. ¿De qué “retroceso” habla Morales Solá?

Allí, se empieza afirmando que “Si finalmente Vaca Muerta resucitara, los acuerdos anunciados ayer quedarán como una de las decisiones históricas de Mauricio Macri, tal vez la que más permanecerá en el tiempo y en la memoria colectiva”. Vaca Muerta está vivita y coleando, señor Morales Solá. O, para ser más precisos, hasta fines de 2015, pues luego sí comenzó una fuerte desaceleración en la producción de shale (resultado del sabotaje a YPF).

Asimismo y según este articulista: “… en 2012, Cristina decidió la expropiación de YPF, pero entonces el precio del barril de petróleo estaba en casi 120 dólares. El valor del petróleo registró una caída vertical a partir de fines de 2013, que terminó depositando el precio en menos de 26 dólares en febrero de 2015. El shale oil y el shale gas (cuya extracción es también más cara) dejaron de ser económicamente viables. El precio del barril subió un 100 por ciento en el último año; ahora está en casi 53 dólares”.

¿Dejaron de ser económicamente viables? Le recomendamos a Morales Solá que vea los gráficos de este informe, todos elaborados con datos del Ministerio de Energía. Y por las dudas que no los quiera ver, vaya este resumen: el pico de máxima expansión del yacimiento más importante en Vaca Muerta, Loma Campana, se verificó entre 2013 y 2014, con un incremento interanual del 2.117% para el petróleo y de 15.120% para el gas. Y si tomamos la sumatoria de las producciones para ambos hidrocarburos y analizamos la tasa de variación entre 2012 y 2015, se observa que:


Fuente: Elaboración propia en base a datos del Ministerio de Energía. Se tomaron las concesiones de Loma Campana, El Orejano, Rincón del Mangrullo, Bajada de Añelo, La Amarga Chica y Bandurria.

¿Qué se observa? Señor Morales Solá, si realmente quiere en 2017 y años venideros mejorar la performance del último año K porque le parece que incrementos del 37% interanual para el shale oil fueron insuficientes y del 97% para el shale gas también (en 2016 los porcentajes tal vez estén un poco por debajo), ¿por qué no reeditar las condiciones de los años más felices del shale en toda la historia argentina, esto es, bienio 2013-2014?

Como sea y para terminar, la gran frutilla del postre de Morales Solá: “Aquel riesgo que al final no sucedió [una YPF dueña de la totalidad de Vaca Muerta] debería obligar a una política de Estado sobre el uso de los eventuales recursos de Vaca Muerta. Si bien es improbable que Cristina Kirchner vuelva algún día al poder, la posibilidad de un regreso al populismo no debe descartarse. Otra experiencia populista podría despilfarrar Vaca Muerta en una o dos décadas”.

Vemos pues que, en la obnubilada mente del columnista estrella del diario La Nación, el populismo despilfarró Vaca Muerta. Y más importante. Vemos también que ese populismo, cuando vuelva al poder, obligadamente deberá tener entre sus primeras y principales medidas la nacionalización de Vaca Muerta y su certificación como activo del pueblo argentino, inalienable e imprescriptible, con rango constitucional.

Bibliografia
OETEC (10/01/2017) Inversiones por 5.000 millones en Vaca Muerta: ¿Nuevas inversiones? ¿Boom del shale macrista?
http://www.oetec.org/nota.php?id=2280&area=1

“YPF, recuperación, crecimiento y desafíos. Balance de gestión 2012-2015”, YPF.

Comunicado de Repsol, año 2010.
https://www.repsol.com/es_es/corporacion/prensa/notas-de-prensa/ultimas-notas/07122010-anuncio-descubrimiento-ypf.aspx

Datos sobre Vaca Muerta, provincia del Neuquén
http://www.iapghouston.org/files/articles/2013-1_2.pdf

Diario El País
http://internacional.elpais.com/internacional/2017/01/10/argentina/1484051199_183959.html

Diario La Nación, artículo de Morales Solá
http://www.lanacion.com.ar/1974753-nuevas-condiciones-de-trabajo-para-revertir-el-retroceso